Así lo ha dado a conocer este martes en rueda de prensa el secretario general de CCOO en Castilla-La Mancha, , acompañado de la secretaria regional de Finanzas, . Gil ha señalado que sin un nuevo modelo de financiación autonómica, Castilla-La Mancha “jamás va a salir de la crisis”.

Según ha puesto de manifiesto el secretario regional, “hay algunas cifras que dan cuenta de la gravedad y la necesidad de este cambio”. Por ejemplo, “cada ciudadano de la región debe 6.579 euros de deuda pública y esta es la cifra de la vergüenza, una losa que va a la espalda de cada uno”.

“Los gobiernos han multiplicado por siete lo que debe cada ciudadano”, ya que, según ha continuado, en 2007 la deuda por habitante era de 900 euros y en 2015, la cifra de deuda general de Castilla-La Mancha, según Gil, es de “13.000 millones de euros, mientras que el presupuesto de la Junta es de 8.000 millones”.

Por ello, “este nuevo modelo tiene un papel fundamental en la redistribución de la riqueza, que fijaría qué nivel de servicios públicos se quieren y cómo se aplica la solidaridad entre comunidades autónomas”.

Así, ha explicado, incluiría “un suelo de gasto social que garantice los mínimos en el conjunto del país”; también, que se derogue el artículo 135 de la Constitución Española que se modificó por “un pacto que hicieron PP y PSOE para que la deuda fuera lo primero que hubiera que pagar y que hace que la banca gane”.

Además, “que se implante la huella fiscal para las empresas”, de tal modo que se conozca “dónde cotizan y dónde pagan sus impuestos para que se pueda actuar de forma sensata y rigurosa y contratar empresas socialmente responsables”.

Con este nuevo modelo, según Gil, se participaría “activamente en la gestión de la y no que sea solo en una Hacienda Pública como región, sino ser parte de la gestión de la Agencia pública española”.

MESA DE FINANCIACIÓN AUTONÓMICA

De su lado, María Ángeles Castellanos ha explicado que este modelo pretende que se constituya una Mesa de financiación autonómica con representantes de las comunidades autónomas y del Estado en la que haya grupos de trabajo. , fijaría la “dimensión óptima del gasto social”, el cual se considerará “prioritario”.

CCOO propone, ha continuado Castellanos, un Fondo de Garantía que “permita corregir errores o desajustes temporales causados por la crisis”. Este fondo se detraerá de impuestos como el IRPF, IVA o sociedades y cubrirá “desajustes”.

Además, el sistema ha de “garantizar el equilibrio económico, la suficiencia de recursos y la solidaridad entre territorios”; dará prioridad a “la lucha contra el fraude fiscal”; y definirá un “mapa de indicadores estratégicos que permita evaluar el grado de cumplimiento de los objetivos de partida”. “Con todas estas medidas se conseguirían aumentar los ingresos sin hacer ninguna reforma fiscal”, ha concluido.

A preguntas de los medios, la secretaria de Financiación de CCOO ha puesto de manifiesto que el modelo plantea un nivel de prestación per cápita que parta del “nivel idóneo de servicios sanitarios o de educación de cada persona, independientemente de si se vive en un pueblo o en una gran ciudad”.