Al constatar que la empresa para la que trabajan no es Servicarne, si no la cárnica o la compañía principal, la Tesorería General de la Seguridad Social ha empezado a dar de alta en el Régimen General a los trabajadores y trabajadoras que estaban asociados a la falsa cooperativa. La dimensión del expediente, que afecta a más de cinco mil personas que prestan servicios en 52 empresas cárnicas distribuidas en once comunidades autónomas, hace que estas altas se produzcan de forma escalonada.

En Castilla-La Mancha hay más de 900 falsos autónomos de Servicarne trabajando en los mataderos de Frivall (Villar de Olalla, Cuenca, unas 670 personas), Frimancha (, Ciudad Real, 200) y SADA (Lominchar, , 40).

CCOO agradece la labor y el ingente trabajo que el cuerpo de inspectores e inspectoras de Trabajo y Seguridad Social está haciendo en el caso de Servicarne. El sindicato espera que no se detengan aquí. CCOO ha denunciado a todas las falsas cooperativas de ámbito estatal y a las empresas cárnicas que las utilizan.

CCOO cree que es justo, humano e inteligente que las empresas cárnicas acepten esta regularización y que, con ello, se vuelva a la legalidad y a la normalidad laboral. De no ser así, este sindicato seguirá denunciando y defendiendo esta justa causa con toda su fuerza y determinación, porque es un sindicato de clase y confederal.

Aunque se ha dado un paso muy importante, para CCOO la lucha no terminará hasta que se consiga acabar con todas las falsas cooperativas del sector cárnico. Por lo tanto, seguirá reivindicando con más fuerza si cabe que se descalifique a Servicarne y al resto de estas cooperativas, una cuestión que todavía está pendiente.

CCOO también tratará de implicar a los grupos parlamentarios para que modifiquen la Ley de Cooperativas. Solo así se conseguirá extirpar el cáncer y establecer un tratamiento para garantizar que esta lacra no se vuelva a reproducir.