“Desde primeros de año afrontamos las negociaciones para la renovación de estos tres convenios colectivos con expectación. Estamos en una etapa de recuperación económica y ha llegado el momento de que parte de los beneficios que ya están teniendo las empresas pasen al bolsillo de los trabajadores”, ha explicado el responable de Negociación Colectiva de CCOO-Servicios en la región, , según ha informado el sindicato en nota de prensa.

“En base a ello, presentamos plataformas ambiciosas, a la vez que realistas y asumibles por ambas partes. Además de plantear la actualización y modernización de los textos de los convenios, nueva clasificación profesional adaptada a los tiempos y una serie de mejoras de conciliación laboral, familiar y personal, propusimos incrementos salariales que permitan recuperar parte del poder adquisitivo perdido en años anterior; y que garanticen que no habrá perdida en los próximos años”, ha recordado Zafrilla.

El responsable de Negociación Colectiva ha lamentado que “a estas alturas de año, las negociaciones van al ralentí en Toledo, con pocos avances en Ciudad Real y sin entrar aún en materia salarial en el caso de Albacete”. “Y aunque Fedeto, Fecir y Feda son patronales independientes, todas coinciden en querer recortar derechos ya consolidados y en escatimar al máximo las mejoras retributivas”, ha criticado.

Para CCOO, las tres patronales no sólo rechazan muchas de las aspiraciones de la parte social sino que a su vez “hacen propuestas encaminadas a empeorar las condiciones laborales”, tales como mayor flexibilidad horaria y penalización de las bajas laborales, “criminalizando a los trabajadores que se ponen enfermos y cuestionando de paso la profesionalidad y la ética de los médicos”.

Por su parte, la secretaria general de CCOO-Servicios en Castilla-La Mancha, Brigi Soánez, ha incidido en que “es imprescindible que las plantillas del sector sean conscientes de la postura inmovilista y reacia de las patronales a repartir beneficios, por lo que habrá que prestar atención a las próximas reuniones que se mantengan”.

“De ellas dependerá, en cada ámbito, el tener que adoptar medidas más drásticas de protesta con el fin que la patronal recapacite y tome en cuenta las propuestas sindicales”, ha advertido Soánez.

Para la secretaria general de CCOO-Servicios en la región, “no hay temas tabú y que hay que avanzar en seguir tratando apartados, aunque en algún caso, como Albacete, no es operativo seguir hablando de más cuestiones sin saber hasta dónde se puede llegar en subidas salariales”. “Pero lo que es inasumible, lo que no vamos a permitir, es la bajada de algunas condiciones laborales como las que se están planteando en alguna mesa, aun habiendo alternativas a sus propuestas”, ha reiterado.

“Ningún recorte y subidas salariales justas. Cuanto antes entiendan esto las patronales, mucho mejor. Es tiempo de ganar también para los trabajadores y las trabajadoras”, ha concluido Soánez.