Así lo pusieron de manifiesto el secretario general de CCOO de Castilla-La Mancha, de la Rosa, y el rector de la UCLM, Miguel Ángel Collado, en la reunión que han mantenido esta semana, y en la que también participaron la secretaria regional de Formación Sindical de CCOO CLM, , el secretario de Organización y Finanzas del sindicato, , y la vicerrectora de Internacionalización y Formación Permanente, Fátima Guadamillas.

CCOO pone en valor la actividad formativa que se lleva a cabo a través del Aula de Estudios Laborales y de Seguridad Social UCLM-CCOO, que “se ha convertido en un referente en el debate y reflexión en torno al mundo de las relaciones laborales y de la seguridad social”, destaca De la Rosa, quien hace hincapié en que “hay que reforzar y potenciar esta formación en el conjunto de campus universitarios de la UCLM con el objetivo de poder llegar a más gente”.

Asimismo, el sindicato agradece a la UCLM su apoyo, colaboración e implicación en este proyecto formativo gracias al cual se han formado más de 3.000 alumnos y alumnas en nuestra región, trabajadores, delegados sindicales y alumnado universitario, quienes han participado en las cerca de 40 acciones formativas entre cursos y jornadas de estudios llevadas a cabo.

CCOO destaca la importancia de la Universidad regional como institución académica y social, formando y capacitando a nuestros jóvenes para su desarrollo profesional y personal. Jóvenes que lamentablemente en los últimos años se han visto obligados al exilio laboral consecuencia de la falta de oportunidades de empleo en nuestra comunidad autónoma, del elevado desempleo juvenil y la más absoluta precariedad laboral que sufre con especial virulencia este colectivo.

En este sentido, De la Rosa trasladó al rector su “preocupación por la pérdida de este talento que formamos, con el esfuerzo de todos y todas, en nuestra región y que al final se acaba yendo a otras regiones u otros países, se ve obligado a hacerlo”. Más de 18.000 jóvenes de Castilla-La Mancha se han visto forzados al exilio laboral en los últimos años. “Una huida a la que tenemos que poner freno, no podemos seguir perdiendo un capital humano valiosísimo, muy preparado y cualificado, y tenemos que recuperar el que ya se ha marchado, porque esto es un grave problema para el presente y el futuro de nuestra comunidad autónoma”.