Tal y como ha asegurado Virginia Marco, la adhesión a este Manifiesto “es la forma de poder debatir cual va a ser la política de cohesión ahora que está cerca de aprobarse el siguiente marco financiero plurianual por parte de ” y del que dependen políticas importantes para el desarrollo de Castilla-La Mancha, según ha informado la Junta en nota de prensa.

“Los fondos que han llegado a Castilla-La Mancha, hasta 2020, ascienden hasta los 2.000 millones de euros, que se han invertido en infraestructuras, planes de empleo y ”, políticas que siguen siendo desconocidas a gran parte de la ciudadanía, tal y como ha apuntado la directora general, toda vez que ha insistido en la importancia de seguir reivindicando que el reto demográfico “tiene que seguir en el debate”.

En el manifiesto, al que el Ejecutivo de Castilla-La Mancha espera seguir sumando adhesiones de todos los sectores representativos de la sociedad, los firmantes plasman el rechazo a las diferentes propuestas de reducción en los recursos y fondos de la Política de Cohesión. “Entendemos que la Política de Cohesión debe contar con los recursos suficientes para poder hacer frente adecuadamente a los problemas de empleo, crecimiento y competitividad de las regiones”, ha comentado, tal y como se recoge en el documento.

UNA POLÍTICA “FUERTE, AMPLIA E INTEGRADORA”

Los firmantes del citado manifiesto demandan una política de cohesión fuerte, amplia e integradora en la que se contemplen en un marco común todos los FEIE, incluido el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader), especialmente clave para el desarrollo social y económico de las zonas rurales en la región, según ha informado CCOO en nota de prensa.

Igualmente, consideran necesario seguir profundizando en instrumentos innovadores como la Inversión Territorial Integrada (ITI) de Castilla-La Mancha, orientada a la lucha contra el despoblamiento y a la corrección de los efectos perniciosos de la crisis en zonas urbanas en declive socioeconómico, así como su potenciación mediante la mejora de la intensidad de la ayuda europea en los ámbitos o proyectos de actuación.

De esta manera, sindicatos, Gobierno y patronal propugnan una Política de Cohesión ajustada a las necesidades, fortalezas y potencialidades de las regiones. Por ello, consideran necesario dar continuidad y reforzar ejercicios como la Estrategia Regional de Innovación (RIS3), tendente a la configuración de una economía y un sistema productivo especializado en sectores y actividades de futuro, competitivas y con un componente tecnológico e innovador.

Por último, los firmantes se comprometen a impulsar la creación y puesta en marcha del Foro por la Cohesión y el Desarrollo Regional de Castilla-La Mancha.

Mientras, el secretario general de UGT FICA en Castilla-La Mancha y portavoz de la gestora del sindicato, Carlos Duque, ha asegurado que quieren “los ciudadanos y ciudadanas de Castilla-La Mancha sean conscientes del dinero que viene por la Política de Cohesión europea y de que haya una participación ciudadana entorno a cómo y de qué manera se pueden distribuir, en definitiva, que la ciudadanía sea partícipe de la Política de Cohesión”, según ha informado UGT en nota de prensa.

En opinión de este sindicato, estos objetivos pasan por planes de industrialización y por incluir en el criterio de asignación de los FEIE variables más allá del PIB, como el desempleo y la dispersión poblacional, para eliminar realmente las desigualdades territoriales acentuadas con la crisis económica.