La asamblea se abrió con un cerrado aplauso a las trabajadoras de la Gestipack, contrata de la multinacional DHL; que fueron despedidas cuando la Inspección de Trabajo obligó a su empresa a aplicarles y pagarles los salario establecidos en el convenio colectivo de su sector.

Justamente uno de los objetivos centrales de CCOo y UGT es “situar como prioridad de la agenda política y de la negociación colectiva la erradicación de la brecha salarial entre hombre y mujeres y la eliminación de nuestro mercado de trabajo de cualquier tipo de discriminación de género”, indicó el secretario general de CCOO-Toledo, .

Junto a ello, la asamblea se centró en analizar y debatir las propuestas de sindicales para combatir la precariedad y la temporalidad y la exigencia de incrementos salariales que permitan a las trabajadoras y a los trabajadores comenzar a recuperar poder adquisitivo, tras la fuerte devaluación salarial -no menos de un siete por ciento- sufrida en los últimos años a consecuencia de la crisis y de la reforma laboral -y de la negociación colectiva.

“La temporalidad, la parcialidad y la precariedad son las señas de identidad del mundo de trabajo y hay que combatirlas con la negación colectiva, los cambios normativos y también con un cambio de modelo productivo generador de empleo de calidad”, señaló Arroyo.

El líder provincial de CCOO-Toledo subrayó que “a pesar de las ilusiones y expectativas que pueda despertar el nuevo gobierno, y a pesar de la disposición al diálogo de la patronal, los problemas de los trabajadores siguen siendo los mismos y hay que abordarlos decididamente”

Recordó a la nueva ministra de Trabajo, la socialista que “gobernar no es fácil, pero es su responsabilidad”; y advirtió que “la movilización es garantía de avances para poner nuestros problemas en el centro del debate, tenemos que sumar fuerzas, no sólo valen 176 escaños para transformar esta realidad que no nos gusta, sino también la fuerza de las plantillas para hacer cristalizar los avances”