En demanda, CCOO ha incluido como codemandado al Sescam, como responsable subsidiario.

Según ha informado CCOO en nota de prensa, “en julio de 2013, UGT y las empresas firmaron un convenio colectivo en el que, además de recortes del 10% en las tablas salariales, se incluyó una reducción de 75 euros mensuales a detraer de la paga extra”.

“Este recorte debía mantenerse durante la vigencia del convenio, que finalizó en diciembre del mismo año 2013, aunque se preveía una prórroga de un año si se mantenían abiertas las negociaciones para su renovación”, asegura el sindicato.

“La merma mensual de 75 euros a descontar de la paga extra no está justificada más allá del final de la vigencia del convenio. De manera independiente a la ultraactividad o permanencia del convenio hasta su sustitución por uno nuevo, entendemos que desde el 31 de diciembre de 2013 no procede seguir descontando esos 75 euros mensuales, porque el propio artículo del convenio donde se establece este recorte salarial deja claro su carácter excepcional y temporal”, explica , secretaria general de la FSC-CCOO.

“A esto se une, a mayor abundamiento, el nulo interés de las empresas del sector por negociar el nuevo convenio, que en la práctica está bloqueado desde el año 2015 porque así lo quiere la patronal. Durante dos años, las empresas han desestimado todas las propuestas de la parte social, alegando y excusándose en la futura licitación del transporte sanitario y la necesidad de que los contratos se vean aumentados económicamente para poder afrontar subidas salariales”, ha dicho.