Una vez más, “los autónomos somos los más perjudicados cuando las circunstancias son adversas y se olvidan de que nosotros suponemos el 90% del tejido empresarial en nuestro país”, apunta su presidente, , en nota de prensa.

Por un lado, asegura López, la prestación por cese de actividad que se ha brindado a los autónomos genera “muchas dudas” en cuanto a cómo se podrá acceder a ella en la práctica.

Según explica, los autónomos de muchos sectores que han cerrado, bien porque su demanda ha caído estrepitosamente o bien por propia responsabilidad, tendrán “serias dificultades” a la hora de justificar sus pérdidas, ya que “no está bien definida” la documentación que se debe aportar a tal efecto o en muchos casos será difícil obtenerla (por ejemplo, aquellos que tributen por el sistema de módulos).

En este sentido, desde CEAT Castilla-La Mancha se viene insistiendo en que hubiera sido necesario, y más beneficioso, el suprimir la obligación de cotizar durante los meses en que dure esta situación.

De la misma forma, las medidas “tendrían que haberse dirigido a aliviar a los autónomos de los costes empresariales, que durante en este período van a persistir, y a los que difícilmente podrán hacer frente en situación de ingresos cero”, como son el pago de alquileres, hipotecas, luz y agua, además de la mencionada cuota de autónomo. A estos costes, habría que sumarle el problema de la falta de financiación con la que se encuentran los trabajadores por cuenta propia y con la que se van a encontrar seguramente en los próximos meses.