La idea consiste en el diseño de módulos, realizados con material viscolástico, recubiertos con una tela de fácil esterilización y un diseño específico para el hombre o para la mujer, lo que permite proteger los pechos o los genitales, según el caso. Además, este sistema hace posible la colocación estratégica de los módulos para proteger puntos sensibles a la presión durante la operación, cuando el paciente adopta la posición decúbito prono, según ha informado la Junta en una nota de prensa.

En el estudio observacional que ha evaluado la eficacia de la idea han participado neurocirujanos, anestesistas, traumatólogos y cirujanos plásticos del (Sescam), y sus conclusiones han sido que el 94,2 por ciento de los profesionales quirúrgicos han estimado que los dispositivos presentan una gran mejoría, mientras que el 5,48 por ciento restante consideran que mejora el acceso quirúrgico.

Uno de los autores de la idea, el celador Ángel Luis López, ha señalado que “la transferencia y colocación en la mesa de quirófano de un paciente con lesión medular puede ser determinante para la prevención de posibles complicaciones, como las úlceras por presión, por lo que ideamos estos dispositivos que están mejorando de manera muy clara el posicionamiento en esta circunstancia”.

Durante su ponencia en Vigo, titulada ‘Posicionamiento del lesionado medular en la mesa quirúrgica’, Ángel López ha destacado que este es un trabajo colaborativo que resalta el valor del celador en un equipo multidisciplinar.

Además, el trabajo recibió el pasado verano el primer premio a la comunicación oral durante la II Jornada regional de Celadores de Castilla-La Mancha, celebrada en , encuentro que congregó a más de 150 personas implicadas en una profesión como la de celador.