Así lo han indicado el coordinador regional del Sector Autonómico de CCOO, ; el representante de Castilla-La Mancha, y Daniel Cánovas, en representación de CSIF, en declaraciones a los medios antes del inicio de la manifestación del cuerpo.

González ha reivindicado que el actúe, después de “cuatro años de inacción, bloqueo permanente y agresiones” al cuerpo del Ejecutivo autonómico.

Por ello, ha dicho que el Gobierno regional ha afrontado “con mayor o menor desgana” cada uno de los conflictos que se han producido en los últimos meses, “salvo el de los agentes medioambientales”, en el que “no hay ningún avance”, ya que el Gobierno ha decidido que el cuerpo “se tiene que morir”.

, el consejero de , y Desarrollo Rural, , “no ha sido capaz de abordar el conflicto” y por ello ha instado a que “deje paso” y en la próxima legislatura sea otra persona la que aborde la situación.

Así, ha aseverado que la nueva campaña contra incendios se afronta con la orden del anterior Gobierno regional, por lo que se “vuelve a poner en riesgo al cuerpo y al medio natural”, ya que los montes de la región “volverán a estar parte del periodo de alto riesgo sin vigilar por los directores de extinción”.

REESTRUCTURAR EL CUERPO

Por su parte, el representante del sindicato STAS, Gustavo Fabra, ha añadido que ésta es la quinta movilización de los agentes medioambientales en la actual legislatura, una legislatura que empezó “con grandes promesas” para reestructurar el cuerpo, pero que se acaba “con la sensación de no haber avanzado nada”.

Fabra ha indicado que hacen responsables, además de a Martínez Arroyo, al consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, , por haber estado “chafando” las mejoras de la plantilla y el personal de los colectivos de la función pública; al vicepresidente primero de la Junta, , por implantar durante su etapa como consejero de Medio Ambiente las plantillas y ratios de 700 agentes para toda la región y al propio presidente regional, , que tiene “en su mano abrir la negociación y encontrar una solución que garantice la protección de los montes y del espacio natural”.

Por su parte, desde CSIF, Daniel Cánovas ha valorado la situación de “abandono absoluto” de la Administración regional, que “no ha atendido las demandas y las necesidades del colectivo”, ya que “en ningún momento ha mostrado voluntad de atender sus necesidades”.

“El cuerpo está en condiciones muy difíciles para desarrollar sus propias funciones”, ha señalado el representante del sindicato, al tiempo que ha asegurado que están trabajando en “precario con muy poco personal”.

Actualmente, según ha indicado Cánovas, el cuerpo lo componen “a duras penas” unos 500 agentes, pero ha destacado que, según el Plan de Conservación de la Administración, deberían ser “al menos 700 agentes”.