El y el colaborarán para hacer realidad el Centro de Investigación y Museo de dinosaurios de Cuenca, una infraestructuras imprescindible teniendo en cuenta los hallazgos e investigaciones de los últimos años.

Tanto el presidente castellano-manchego, , como el secretario de Estado de Investigación, Felipe Pétriz, se comprometieron hoy a sacar adelante este centro que contará además con el respaldo de dos universidades, además de la de Castilla-La Mancha, la a Distancia (UNED), y la Autónoma de Madrid (UAM). Se trata de un centro de investigación del máximo nivel internacional, referente para estudiosos y aficionados al mundo de la paleontología.

Barreda, que hoy estuvo en la presentación en el Museo de las Ciencias (Cuenca) del gran hallazgo paleontológico del yacimiento conquense de Las Hoyas, el dinosaurio ‘Concavenator Corcovatus’, agradeció al secretario de Estado el compromiso del Ministerio asegurando que “merece la pena que hagamos ese esfuerzo compartido, porque sumando esfuerzos multiplicamos resultados, y esta fórmula es imprescindible en momentos complicados como este”, apuntó.

El jefe del Ejecutivo autonómico insistió en que hará todo lo que esté en sus manos para que “estos yacimientos y esta riqueza paleontológica de categoría mundial dispongan de las instalaciones y de todo lo necesario, no sólo para proteger, conservar, y albergar, sino también para que se pueda investigar todo lo encontrado y divulgarlo hacia el exterior”.

En este sentido explicó que, para ello, se utilizarán recursos del Plan Nacional de Desarrollo Rural.

El presidente, para quien Cuenca se convirtió hoy en la capital mundial de la paleontología tras el hallazgo del ‘Concavenator Corcovatus’, insistió además en la necesidad de potenciar al máximo las posibilidades que ofrece el que denominó como el “triángulo mágico de Cuenca”, haciendo referencia a los tres yacimientos de Portilla, Lo Hueco y Las Hoyas, y aseguró que “si somos audaces podemos convertir esa riqueza en una riqueza que repercuta en nuestros pueblos, explotando un yacimiento que merece la pena y que es apasionante”.

Sin embargo, Barreda advirtió que se trata de una labor que hay que hacer sobre cimientos académicos e investigadores y, aseveró, “reunimos todas las condiciones para hacer de este triángulo un lugar de referencia obligada y de visita imprescindible sobre un mundo, el de los dinosaurios, que apasiona a todos porque tiene algo de mágico y fascinante”.

Impulsar la colaboración

Por su parte, el secretario de Estado de Investigación, Felipe Pétriz, aseguró que el Ministerio de Ciencia e Innovación va a impulsar y potenciar el marco más adecuado para facilitar la colaboración entre las distintas instituciones que colaboran en este proyecto.

“Este marco de colaboración va a ser el mejor abono para que ese centro sea una realidad lo antes posible”, apuntó Pétriz, que destacó la cooperación entre universidades, el Gobierno castellano-manchego y el para hacer realidad un proyecto que, dijo, va a ser absolutamente pionero no sólo en la investigación de dinosaurios, sino también en un nuevo modelo de intercolaboración que simboliza el espíritu de unión y de sumar fuerzas que permitirá que el citado centro sea una realidad.

Asimismo, destacó la necesidad de tener muy en cuenta la dimensión internacional de este proyecto y aseguró que el Ministerio ofrecerá los recursos necesarios para que el marco de referencia sobre el que construir esa colaboración interregional y también internacional sea lo más provechosa posible.

El director del Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha, , que estuvo acompañado además de dos de los principales investigadores responsables del descubrimiento del ‘Concavenator Corcovatus’, y , del explicó que, gracias a las nuevas tecnologías, el artículo referente al hallazgo en el yacimiento conquense de Las Hoyas, publicado en la prestigiosa revista ‘Nature’, recorrió el mundo en apenas unas horas.

“Al cabo de una hora de haber sido publicado el trabajo registramos más de 700 entradas en la red, y esta mañana más de 5000”, indicó Madero, quien destacó que, de esta forma, se está hablando de Cuenca y de la investigación en Castilla-la Mancha en todos los idiomas posibles.

Importante descubrimiento

El gran hallazgo paleontológico del yacimiento conquense de Las Hoyas, el dinosaurio ‘Concavenator Corcovatus’, supone el descubrimiento más significativo del conjunto de dinosaurios de Cuenca, una de las regiones más prolíficas en restos de estos reptiles mesozoicos de Europa, en la que se encuentran los yacimientos del Cretácico Inferior de Las Hoyas y del Cretácico Superior de Lo Hueco.

Además, es un hallazgo de una relevancia científica elevada. De hecho, su descripción acaba de publicar en la revista de más alto nivel científico mundial, ‘Nature’, en un artículo firmado por los directores de las excavaciones, y del proyecto, los paleontólogos Francisco Ortega, , y José Luis Sanz.

El ‘Concavenator conquensis’ es el esqueleto articulado del dinosaurio más completo encontrado hasta ahora en la Península Ibérica.

El aspecto del fósil, que ha tardado más de dos años en prepararse, es impresionante tanto por su tamaño,— el ejemplar tiene una de longitud unos seis metros, cuatro veces más grandes que el Velociraptor—como por la excelente conservación de sus restos. Se trata, sin duda, de uno de los grandes depredadores del ecosistema de Las Hoyas. De hecho, su nombre, significa “el cazador jorobado de Cuenca”.

El área de Las Hoyas contiene miles de fósiles procedentes de un humedal de hace unos 130 millones de años. Sus hallazgos más relevantes se refieren a aves primitivas y dinosaurios que no han sido hallados en ningún otro lugar del mundo.

Las Hoyas se ha venido investigando desde hace 25 años, con financiación europea, nacional, regional y un par de organizaciones privadas norteamericanas. Ha dado lugar a una decena de proyectos de investigación que han involucrado a más de cuarenta profesionales.

Su repercusión mediática es de 200 publicaciones científicas, de las que varias alcanzan los máximos niveles de repercusión internacional. Supone el mayor impacto internacional conseguido por un yacimiento paleontológico sin restos humanos en la Península Ibérica.

Una colección de más de 15.000 ejemplares fósiles procedentes del yacimiento de Las Hoyas constituye el núcleo de los fondos actuales del Museo de las Ciencia de Castilla-La Mancha. Este impresionante legado ha servido para caracterizar, con una precisión en incremento, un humedal habitado por dinosaurios, cocodrilos, pterosaurios, lagartos, ranas, tortugas y muchos otros animales y plantas.