Así, la comunidad autónoma tendrá un total de 54 de estos centros cuando acabe la legislatura, ha señalado Sánchez a los medios antes de presidir la constitución de la Mesa de Atención Temprana, en la que se integran también técnicos de las consejerías de Sanidad y de Educación, Cultura y Deportes.

Uno de los “objetivos fundamentales” de de Atención Temprana, ha explicado la titular de Bienestar Social, es el de “llegar a todos los puntos del territorio de Castilla-La Mancha” a través de un servicio en el que trabajan actualmente 265 profesionales.

El otro, ha continuado, es coordinar el protocolo y las políticas de la Atención Temprana, una prestación dirigida a niños, y sus familias, que puedan tener una discapacidad o cualquier trastorno del desarrollo.

Esta Mesa también va a abordar la elaboración de un documento técnico sobre esta materia para el que contarán con la participación de “todas las entidades que tienen algo decir respecto a la discapacidad” y, posteriormente, el decreto de Atención Temprana que Sánchez espera que “vea la luz en este 2017 o en el primer trimestre de 2018”.

PROTOCOLO DE ACTUACIÓN Y DISPOSITIVOS ITINERANTES

El protocolo de actuación establece, en primer lugar, un diagnóstico precoz de sanidad, después una atención especializada en estos centros de Atención Temprana y, posteriormente, un plan de integración socioeducativa cuando el niño se incorpora a la comunidad educativa a partir de los 3 o 4 años, según ha explicado Sánchez acerca de la actuación de este servicio.

Además, la titular de Bienestar Social ha manifestado que también están poniendo en marcha dispositivos itinerantes de atención centrada en el entorno, para que los profesionales de este servicio “puedan ir a las distintas poblaciones e incluso al hogar del niño”. “Cuanto antes se atienda a los niños mejor va a ser su desarrollo y su evolución”, ha remarcado Sánchez.

La Mesa de Atención Temprana es una de las propuestas recogidas en el Acuerdo Marco de Coordinación de las mencionadas consejerías para determinar actuaciones conjuntas en la región, que fue firmado el pasado mes de julio y que tiene todavía pendientes la constitución de la Mesa de Salud en las Aulas —que definirá el protocolo de Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH)— y la de Abordaje Sociosanitario.