El con Discapacidad de Castilla-La Mancha (CERMI CLM) ha informado de que sus esfuerzos para los próximos meses pasan por trabajar para que se desarrolle una nueva y por debatir con el Gobierno regional la Ley de Garantías de los derechos de las Personas con Discapacidad.

Así lo ha anunciado en rueda de prensa el vicepresidente de CERMI CLM, , quien ha estado acompañado por el presidente y gerente de la entidad, y José Antonio Romero, respectivamente, con motivo del balance de sus 15 años de funcionamiento, en el marco del Día Internacional y Europeo de las Personas con Discapacidad que se celebra este martes.

CERMI, compuesta por 12 federaciones, más de 200 asociaciones y que atiende con 10.000 profesionales a cerca de 50.000 personas con discapacidad y sus familias, centrará su trabajo de los próximos meses en debatir con el Gobierno regional la Ley de Garantías de personas son discapacidad para que se “normalicen sus derechos con independencia de quien gobierne”, tal y como ha comentado Romero.

De esta manera, Romero, que ha apuntado que se trata de un compromiso que manifestó el consejero de Sanidad, José Ignacio Echániz, ha explicado que tiene el objetivo de establecer una ley marco de adaptación a la convención de la para plasmar los derechos de las cerca de 200.000 personas con discapacidad que hay en la región.

“Pretendemos que esta ley traslade los derechos de la ONU a Castilla-La Mancha” para evitar que los derechos de las personas discapacitadas se conviertan en “cuestiones arbitrarias de quien gobierna y del presupuesto”, ha comentado José Antonio Romero.

UNA NUEVA LEY DE ACCESIBILIDAD

Por su parte, José Martínez ha explicado que, a parte de querer debatir dicha ley con la Junta, en los próximos meses se trabajará en un plan de estabilidad del sector para que se desarrolle una nueva Ley de Accesibilidad, ya que la existente es “casi catastrófica”, ha afirmado.

En este punto, Martínez ha explicado que las personas con discapacidad se encuentran con problemas a la hora de acceder a las nuevas tecnologías o navegar por las redes sociales, además de las barreras físicas. “Si las capitales de provincia tienen carencias en los pueblos el abismo es importante”, ha señalado Martínez, quien ha afirmado que este problema debe ser una prioridad política.

En este punto, el vicepresidente de CERMI ha adelantado también que se llevarán a cabo jornadas de análisis internos con las asociaciones de la entidad en todas las provincias con el objetivo de saber “cuáles son sus necesidad”.

El trabajo y las necesidades de CERMI también se centrará en evitar que se “traspase la línea roja” y la exclusión. De esta manera, se incidirá en lograr el mantenimiento de los derechos de las personas discapacitados en la región, en políticas activas de empleo que reduzcan las 7.000 personas inscritas como demandantes de empleo, y en el desarrollo de la Ley de Servicios Sociales.

CUIDAR LOS CENTROS ESPECIALES DE EMPLEO

En cuanto a la inclusión social, Romero ha recomendado a la Administración que “cuide” los centros de especiales de empleo y ha instado a los empresarios a confiar en personas discapacitados, ya que su formación les permite “aportar y no ser una carga”.

Asimismo, Romero, que ha hecho hincapié en la necesidad de fomentar una escuela “inclusiva” adaptada a las necesidades y con apoyos y recursos, también ha señalado que “dar una vuelta” al ocio, a la cultura y al deporte de las personas discapacitadas mostraría una “inclusión real” en la sociedad.

Finalmente, el vicepresidente de CERMI ha pedido mayores prestaciones ya que existe un “importante” índice de pobreza en personas con discapacidad residentes en entornos rurales. “Las prestaciones hay que reforzarlas para que la Ley de Dependencia siga desarrollándose y permita la autonomía personal”.