El objetivo es recuperar la funcionalidad hidráulica, disminuir los factores que alteran el régimen de corrientes y mejorar las condiciones medioambientales del entorno de los cauces y sus usos, según ha informado la CHS en nota de prensa.

Los trabajos han consistido en la eliminación de masa vegetal invasiva (principalmente la caña Arundo donax), mejora de pasos, estabilización y refuerzo de taludes, el refuerzo de márgenes mediante escollera, y recogida y gestión de residuos sólidos.

Este conjunto de obras, iniciadas por la actual administración tras años de abandono, es el comienzo de un trabajo que se mantendrá de forma periódica con labores de mantenimiento para conservar y mejorar el estado de los cauces.

Los trabajos están motivados por los daños producidos por los episodios de lluvias torrenciales y la falta de labores de mantenimiento durante los últimos años.

Las ramblas presentan principalmente dos problemas: en primer lugar proliferación de cañas que disminuyen la capacidad de evacuación de los cauces; y en segundo lugar arrastres de sólidos y árboles de gran porte que reducen el calado e incluso bloquean y desvían las agua produciendo daños en infraestructuras y campos de cultivo cercanos.

A los trabajos ya explicados se unirán actuaciones puntuales de acondicionamiento y puesta en servicio de los caminos de servicio en coronación de motas para incrementar la seguridad en el uso de estas zonas.