El portavoz de la AEMET, del Campo, ha explicado a Europa Press que este viernes, los chubascos y tormentas serán más frecuentes e intensos y acompañados de granizo en áreas del centro peninsular, este de y , , , Pirineos, Levante y el entorno de la costa del Sol, y no se descartan en otras partes de la Península. También se espera un descenso de las temperaturas, sobre todo en la mitad sur peninsular.

Además, ha añadido que la inestabilidad seguirá el sábado por el paso de vaguadas que atraviesan la Península de oeste a este, por un meandro en la corriente del chorro. “La ventaja y diferencia con una DANA es que al no quedarse aislada se mueve a expensas del chorro polar y sus efectos suelen ser menos duraderos que los de la DANA, al desplazarse más rápido”, ha precisado.

Del Campo ha indicado que la situación será generalizada y que las tormentas pueden caer en casi cualquier punto de la Península y, aunque serán chubascos dispersos podrían ser muy fuertes.

El sábado, de nuevo los chubascos y tormentas afectarán al centro y al este de la Península sobre todo en el nordeste donde podrán ser fuertes e incluso localmente muy fuertes y acompañadas de granizo, especialmente en Cataluña. Del Campo que las únicas zonas que se libran de las precipitaciones son la costa del Cantábrico oriental y el sureste, que “tendrá tregua tras la DANA”.

Además, en la segunda mitad del día entrará un frente frío por y se producirán precipitaciones en la mitad oeste peninsular, que podrían ser fuertes o persistentes en el oeste de Galicia y el norte de Extremadura.

Las temperaturas bajarán este sábado en la meseta norte, entre 6 y 8 grados centígrados mientras que subirán en las comunidades de Levante y unos 3 o 4 grados centígrados.

El portavoz ha explicado que en esas zonas el ambiente será más templado, con temperaturas de 26 a 30 grados centígrados en el Mediterráneo y que superarán los 32ºC en Baleares, mientras que en el Cantábrico oriental también tendrán un día de calor, con entre 26 y 28 grados centígrados. Por su parte, en el interior de Galicia y en buena parte de la meseta norte, no llegarán ni a 20ºC, excepto en , que alcanzará los 25ºC.

De cara al domingo, prevé que la situación tienda a amainar y se reduzca la inestabilidad, aunque en el Cantábrico oriental, que el sábado había estado al margen, y en el resto del nordeste se producirán chubascos tormentosos, especialmente en Pirineos, sistema Ibérico, interior de y durante la primera mitad del día y, por la tarde, la situación se irá calmando.

En Baleares también se producirá algún chubasco tormentoso y el fin de semana y durante la próxima semana en Canarias tendrán el típico régimen típico de vientos alisios, flojos a moderados y habrá lluvias en las islas más montañosas.

El domingo se quedarán al margen de las lluvias en el sureste y las precipitaciones se limitarán prácticamente al nordeste, este de Castilla y León.

Los termómetros el domingo podrán bajar aún un poco más, así como en la meseta norte, Cantábrico y Baleares y subirán en Cataluña. Lo más caluroso se espera en el litoral y prelitoral catalán y valenciano, donde se esperan 26 a 30 grados centígrados; en el litoral cantábrico bajarán las temperaturas y se quedarán en torno a 24ºC; en el centro y la meseta sur, rondarán entre 23 y 26ºC mientras en la mesta norte no llegarán a 20ºC.

Respecto a la próxima semana, Del Campo ha apuntado a un cambio en el que se irá imponiendo la estabilidad atmosférica, pero entre el lunes y el miércoles un sistema frontal débil afectará a Galicia, Cantábrico y Pirineos, donde se producirán chubascos no demasiado abundantes, excepto en el oeste de Galicia.

En el resto del país el tiempo estará despejado y sin lluvias y entre el lunes y el martes se recuperarán bastante los termómetros, de 4 a 6 grados centígrados. El martes será un día caluroso en el tercio sur peninsular, en el valle del Ebro y Comunidad Valenciana, donde se podrán superar los 32ºC.

En la mitad sur las máximas llegarán a unos 28 o 30ºC; en la meseta, de 26 a 28 grados centígrados y en el Cantábrico oriental superarán los 25ºC y en el occidental tendrán de 20 a 22ºC.

El portavoz ha pronosticado que durante la segunda mitad de la semana llegará el tiempo propio que se conoce como “veranillo de San Miguel” de modo que de jueves a domingo se prevé tiempo estable, seco y con temperaturas que se situarán entre 25 y 30 grados centígrados en la mayor parte del país y quizá algunas lluvias débiles en el Cantábrico.