Así, la (AEMET) ha pronosticado que este viernes la presencia en niveles bajos de una masa de aire cálido, húmedo e inestable en la mitad oriental peninsular y provocará chubascos y tormentas que podrían ser localmente fuertes, sobre todo en puntos de Cataluña y en el Sistema Ibérico. Estos chubascos podrán afectar de forma débil y dispersa a puntos de la zona centro.

Al mismo tiempo, un frente frío poco activo provocará lluvias débiles y dispersas en puntos del noroeste peninsular.

En el resto de la Península habrá intervalos nubosos salvo en el suroeste, donde al igual que en Baleares, predominará el cielo poco nuboso. En Canarias se esperan que los vientos alisios y posibles lluvias débiles en el norte de las islas de mayor relieve.

La entrada de aire atlántico provocará un descenso de las temperaturas acabando con el episodio de temperaturas anormalmente altas, salvo en buena parte del área mediterránea y del cuadrante nordeste donde habrá un ascenso.

El sábado comenzará a entrar una vaguada atlántica con embolsamiento frío en niveles medios comenzará por el noroeste peninsular y contribuirá a inestabilizar la atmósfera, principalmente a la mitad norte peninsular, donde se esperan chubascos y tormentas, que podrán ser localmente fuertes en el entorno de Pirineos.

Los chubascos serán menos probables y más dispersos cuanto más al sureste, con predominio de los cielos poco nubosos en áreas del sureste peninsular y en Baleares. La cota de nieve bajará a 1.200 a 1.600 metros en el cuadrante noroeste y por encima de estos valores en el resto.

Las temperaturas seguirán bajando en prácticamente todas las zonas, siendo el descenso notable en el oeste y centro de la Península.

En Canarias se mantendrá la situación de alisios con posibilidad de lluvias en el norte.

De cara al domingo, la AEMET ve bastante probable que la vaguada se sitúe sobre la Península y dará lugar a un mayor incremento de la inestabilidad y, con ella, a chubascos y tormentas bastante generalizados en la Península y Baleares.

La mayor probabilidad de precipitaciones se corresponderá al norte peninsular, que podrían ser localmente fuertes en el Pirineo, mientras que la menor a puntos del sureste peninsular. La cota de nieve descenderá hasta los 1.000 a 1.200 metros en el noroeste y oeste y los 1.500 metros en el resto y subirá en las horas centrales.

Las temperaturas seguirán bajando sobre todo en la mitad oriental peninsular y Baleares y los valores resultantes estarán ya claramente por debajo de los habituales en estas fechas. El viento predominará de oeste con intervalos de fuerte en la mitad oriental peninsular y en Baleares. En Canarias continúan los vientos alisios y la posibilidad de lluvias débiles en el norte.

De cara al lunes, martes y miércoles, la AEMET estima que lo más probable para esos días es que la atmósfera se mantendrá inestable con probabilidad de precipitaciones en cualquier punto, aunque esta posibilidad variará a lo largo de los días.

El lunes 30 la mayor probabilidad de precipitaciones se dará en el noroeste peninsular y la menor al sureste y a Baleares donde serán muy poco probables.

El 1 de mayo, la mayor probabilidad de chubascos corresponderá a la mitad oriental y Baleares, y será mayor cuanto más al este y menor en áreas del suroeste peninsular.

El miércoles 2 de mayo aumentará la probabilidad de precipitaciones en el noroeste y disminuirá por el este, sobre todo en el cuadrante sureste. En Canarias persistirán los alisios con posibles lluvias débiles en el norte.