Dado que el CIS no realiza su barómetro mensual en agosto, el que se publicará este jueves será el primero tras la investidura fallida de julio y servirá también para saber cuál era el clima de opinión a principios de septiembre cuando se confirmaban las dificultades para que fructificara un acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos para hacer presidente a en un segundo debate de investidura.

Tras el paréntesis estival, los equipos negociadores de ambos partidos volvieron a reunirse los días 5 y 10 de septiembre, justo cuando el CIS realizó las encuestas para su barómetro. Eso sí, el estudio se hizo antes de que el pasado 17 de septiembre, tras la segunda ronda de consultas convocada por el Rey, se confirmase que habría repetición electoral. Tampoco contempla, por tanto, la decisión del partido de Íñigo Errejón de concurrir a las elecciones.

En el barómetro de julio, realizado antes del fracaso de Sánchez en el debate de investidura, el CIS otorgó al PSOE un apoyo del 41,3%, con el PP 13,7 puntos por detrás, con un respaldo del 13,7%. El tercer puesto era para Unidas Podemos y sus confluencias (13,1%), seguido de Ciudadanos, con un 12,3%.