Ambas, según ha informado en nota de prensa el Consistorio, han trasladado a la familia del obispo emérito fallecido y a la Diócesis de Ciudad Real sus condolencias en nombre de todo el pueblo de Ciudad Real.

Zamora ha señalado que es “un día de pérdida importante para Ciudad Real por un obispo que era un amigo, que ha estado buena pare de su vida en Ciudad Real”. “Le recordamos paseando por el Parque de Gasset, sentado tomando el sol. Alguien muy cercano, que siempre estaba dispuesto a ayudar y a escuchar. Y hoy Ciudad Real está de luto y transmite el dolor por esta pérdida. Un hombre de bien, un hombre de Dios y un hombre que siempre estaba para ayudar”, ha destacado de su figura.

Mientras Herreros, que ha recordado que fue confirmada por este obispo, ha dicho que “que en Ciudad Real era una persona muy querida, muy reconocida y muy activa”. “Lo conocí muy implicado con los jóvenes, y Ciudad Real ha perdido un referente religioso, de ejemplo de vida consagrada a Dios y que por cualquier sitio que iba manifestaba el amor que sentía por los demás”, ha resaltado.