Las fotografías de los alcaldes que durante estos 40 años de democracia han ostentado este cargo en el Ayuntamiento, , , y , se han desplazado a la pared más cercana al salón de plenos, según ha informado el Consistorio en nota de prensa.

De esta forma los escolares y colectivos que visitan el Ayuntamiento verán de forma más clara la distinción entre los alcaldes que gobernaron tras la Constitución de 1978 y los anteriores.

Además, aprovechando esta remodelación, se han incluido fotografías de dos alcaldes de Ciudad Real de la época de la Guerra Civil, que hasta ahora no estaban incluidos en esta galería por no tener el Ayuntamiento ninguna fotografía suya. Se trata de Baeza y de Romero, que llegó a ser alcalde de Ciudad Real y de .

Dimas García del Moral perteneció al , y los documentos históricos que se conservan le sitúan como alcalde en los primeros meses de 1936, cuando protagonizó un mitin en el Cinema Proyecciones con los candidatos y y el diputado por Ciudad Real, Cirilo del Río, que por entonces era ministro de Obras Públicas y Comunicaciones, tras haber ocupado años atrás la cartera de Agricultura.

FERNANDO PIÑUELA

Por su parte, Fernando Piñuela, además de político fue profesor, formado en Murcia y en en Magisterio y Derecho, y miembro de la . Fue concejal del Ayuntamiento de Ciudad Real en abril de 1931, ejerciendo como alcalde hasta el 11 de julio de ese año, cuando dimitió al ser elegido diputado del PSOE por Ciudad Real en las elecciones generales, formando parte de la Comisión de Justicia del Congreso.

Fue director de la de Ciudad Real en los cursos 1933-1934 y 1934-1935. Fue detenido por su participación en la revolución de octubre de 1934, por lo que fue destituido como director de la citada Escuela. Fue procesado, resultando absuelto en marzo de 1935. Permutó su plaza en la Escuela con , trasladándose a Murcia en junio de ese año, donde fue catedrático de metodología de la historia en la Escuela Normal. Concejal del ayuntamiento de Murcia tras el triunfo del Frente Popular, el 25 de mayo de 1936 fue elegido alcalde, cargo que desempeñó hasta enero de 1938.

En enero de 1938 se trasladó a Madrid como Comisario Inspector del Centro y en este cargo continuó hasta marzo de 1939 en que , al frente del , le nombró Comisario General del . Al finalizar la guerra civil fue detenido en () cuando intentaba llegar a Murcia.

Fue internado en un campo de concentración desde el que fue trasladado a Murcia, donde fue juzgado por un celebrado el 1 de julio de 1939 que lo sentenció a la pena de muerte, siendo fusilado el 7 de noviembre de ese año en el olivar lindante con el cementerio de Nuestro Padre Jesús en Murcia.