La concejal ha recordado cómo desde 2016 la Concejalía de Festejos y la Comisión de Festejos apostó por adquirir un patrimonio para el Ayuntamiento en forma de estos gigantes que desfilan en el inicio de la Feria, y tras la Dulcinea y el Pandorgo, el año pasado se encargaron las figuras del rey Alfonso X y su mujer, , y este año se han elaborado las de dos caballeros naturales de Ciudad Real: Diego de Mazariegos y Hernán Pérez del Pulgar, según ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

Diego de Mazariegos y Porres (Ciudad Real, 1501-1530), fue un conquistador español, fundador de la actual ciudad de de las Casas en Chiapas (Méjixo), “con la que está hermanada Ciudad Real, y con la que tenemos muy buena relación”. Hernán Pérez del Pulgar y (Ciudad Real, 27 de julio de 1451-Granada, 11 de agosto de 1531) fue un capitán del ejército castellano que sobresalió durante la Guerra de Granada, ganándose el favor de la reina Isabel la Católica y cobrando gran fama en todo el reino. En vida fue conocido por el apodo Alcaide de las Hazañas o simplemente El de las Hazañas.

Estas dos figuras desfilarán por primera vez este martes, 14 de agosto, en un pasacalles, que según la concejal, “va a ser espectacular no solo por los 6 gigantes y 2 cabezudos de y que ha hecho ‘El Mono sin Pelo’, sino también por el espectáculo de luz y de teatro de calles que habrá”.

‘El mono sin pelo’ ha sido la empresa encargada de realizar estas obras. Su responsable, , ha agradecido al Ayuntamiento de Ciudad Real por apostar por la artesanía y crear patrimonio. En este caso, considera interesante que estén relacionados con la ciudad. “Están hechos con cartón-piedra y mucho cariño, así se consigue el ir mejorando cada año, y estamos más orgullosos del trabajo que estamos haciendo”.

Estos gigantes miden 3,60 metros. Sobre el proceso de documentación para su confección, Redondo ha explicado que suele buscar cuadros o estatuas que le den los referentes de cómo eran estos personajes como la de Hernán Pérez del Pulgar que hay en la entrada de Ciudad Real, o la estatua de Diego de Mazariegos que había antes en San Cristóbal de las Casas.