Además las bonificaciones por familia numerosa aumentarían un 5% en cada tramo, y se aprueban dos nuevas bonificaciones. Por un lado se reduce en un 95% los impuestos a inmuebles que se dediquen al alquiler de renta limitada y en un 50% a las nuevas empresas de especial interés o utilidad municipal por fomento del empleo.

Finalmente, entre las novedades está la inclusión en la bonificación en un 75% por el impuesto de circulación a los vehículos propulsados a gas, que se unen a los ya bonificados eléctrico e híbrido.

El concejal de Economía y Hacienda, , ha manifestado que las rebajas en el IBI están estudiadas para que no se resientan los ingresos del Ayuntamiento y poder hacer frente a los gastos y las inversiones, defendiéndose así de las peticiones que realizaban los diferentes partidos de la oposición en sus enmiendas y que han sido rechazadas en su totalidad.

Una rebaja que oscilaba entre el 0,80 por ciento que proponían tanto el PP como Unidas Podemos y el 0,4 por ciento apuntado por Vox.

“Una reducción superior a la aprobada nos obligaría a aumentar el techo de gasto y ha presatar peores servicios y esta no es la intención” ha afirmado.

El portavoz del PP, , ha criticado la “excesiva preocupación” de la alcaldesa y del concejal de Hacienda por los ingresos pero no por los vecinos de Ciudad Real. “Los presupuestos son papel mojado y Ciudad Real está totalmente paralizada”.

Además ha acusado de gestionar y han pedido que miren a otros pueblos “no está todo tan negro”. Finalmente ha abogado por volver a los baremos de 2012, una vez que ha pasado la crisis.

Por Unidas Podemos, ha defendido sus propuestas a esta modificación como una proposición “sensata, que no lleva a una derivación a una política que corresponde a la derecha”, y se ha mostrado partidaria que “pague más el que más tiene”.

Respecto a las críticas al tipo diferenciado por parte de otras fuerzas de la corporación ha manifestado que “más allá de los alarmismos ninguna empresa se ha ido por esto”, ha concluido.

Por su parte, el concejal de Vox, José Antonio Ruíz-Valdepeñas ha defendido su propuesta escudándose en que Ciudad Real es una “ciudad cara”.

“No hay justificación para que en Ciudad Real se aplique un tipo de IBI casi el doble que se aplica a un vecino de Toledo”, ha explicado ya que en su opinión no existen unos servicios adicionales que lo expliquen.

Además, ha expuesto que los tipos diferenciados que pusieron en marcha PSOE y Unidas Podemos en la anterior legislatura ha afectado a las actividades económicas.