Este informe, que se ha podido realizar con el apoyo del Plan Nacional Sobre Drogas del , , establece como perfil de los castellano-manchegos que solicitaron atención a una persona de entre 26 y 44 años —el 54 por ciento de los casos— que consume varias drogas —el 75 por ciento—.

Tanto en el caso de hombres como en el de mujeres, el tiempo de consumo son más de 11 años —según el 61 por ciento de los casos—, y la droga más consumida después de la cocaína y el cannabis es el alcohol —en el 14 por ciento de los atendidos—, según ha informado la UNAD en una nota de prensa.

El estudio, además, revela que el consumo de ansiolíticos y somníferos entre hombres “casi duplica al de mujeres”. Por otro lado, el consumo de otras sustancias, por parte de mujeres, “triplica al de hombres”.

En lo que se refiere a quienes recibieron atención por primera vez en 2016, las sustancias más consumidas son cocaína y cannabis —con un 25% cada una—, seguidas del alcohol —19%—.

En cuanto a la prevención, entre los servicios que prestó UNAD Castilla la Mancha en 2016 destacan las campañas de sensibilización —el 59% de su labor— y las actividades realizadas dentro del ámbito escolar —un 33%—, además de actividades desarrolladas dentro del ámbito familiar.