Esta organización, ante los planteamientos “generales y transversales” que la Consejería propone, ha mostrado su apoyo a la planificación productiva y comercial de campañas “siempre que se partan de datos objetivos y fiables (previsiones de producción, balances, existencias, situaciones de mercado), que ayuden al sector a adoptar las acciones y estrategias que en cada momento sean las más adecuadas para los intereses de los viticultores, cooperativas y bodegas de Castilla-La Mancha”.

Para ello, como primeras propuestas, aboga por “destinar los rendimientos agronómicos excesivos y las sobremaduraciones de cada campaña a la elaboración de mosto, alcanzando al menos el 20% de la producción anual”. También, según ha informado en nota de prensa, reclaman destinar al mercado tradicional de alcoholes y vinagres, de entre el 5-10% de la producción de cada campaña vitivinícola. “De este modo se asegura mayor calidad y más valor a los vinos que cada campaña se elaboren en nuestra región”.

En cuanto a la promoción de figuras de calidad (denominaciones de origen, indicaciones geográficas, varietales) de los vinos de Castilla-La Mancha, desde Cooperativas Agro-alimentarias ven “deseable” una actualización y armonización de los pliegos de condiciones, respetando sus jerarquías, y hacer más “coherente la fijación de las diversas limitaciones de rendimientos, tan dispares en las diferentes figuras de calidad de la región; y la promoción de los vinos de calidad, alineando e integrando recursos financieros y humanos para una mejor comunicación al consumidor final”.

De igual modo, desde esta organización consideran que Castilla-La Mancha debería de tener un Centro de Investigación Vitivinícola de referencia que ayude al sector en su evolución y que sería “absolutamente básico e imprescindible” abordar un ambicioso programa de formación entre las organizaciones representativas del sector, y la Administración regional, dirigido a formar y orientar a los viticultores castellano-manchegos en el diseño y explotación más adecuado de sus plantaciones de vid.

Por todo ello, desde esta organización consideran que la propuesta actual de Plan Estratégico que la Consejería ha enviado a las organizaciones y que alcanzaría al periodo 2019-2025, “es aún muy generalista, sin llegar a determinar objetivos claros ni cuantificables”.

“Aún así nuestra organización está dispuesta a participar en un desarrollo más completo del mismo y, especialmente, en la definición de medidas o estrategias a poner en marcha, para alcanzar en dicho horizonte temporal objetivos razonables y cuantificables”.