COMFIA-CCOO denuncia ante la , en primer lugar, que D. Fernández, y Jesús María Alcalde Barrio, exdirectivos de Cajastur, fueron incluidos en el ERE de la caja de ahorros pero sin solución de continuidad pasaron a prestar sus servicios en Liberbank como miembros del . Liberbank es la empresa matriz que agrupó a Cajastur, y .

Aunque acogerse al ERE implica la desvinculación efectiva del trabajador con la empresa, su continuidad hace que hayan podido incurrir en un delito de fraude fiscal al no tributar por las indemnizaciones recibidas.

Por otra parte, la querella incluye transcripción de una conversación que el sindicato aporta como prueba de la inexistencia de contratación de servicio alguno para Liberbank, a través de Bancantabria, por parte de Hilo de Inversiones y New Intercontinental Portafolio Conceptual Associated S.l., por los que recibieron diversos pagos de la entidad.

Se da la circunstancia, que la fiscalía de Cantabria admitió como hecho contrastado la existencia de un contrato de subrogación entre Bancantabria y Liberbank de los servicios que supuestamente prestaba Hilo de Inversiones y que fue firmado por un consejero de Liberbank, Felipe Fernández, cuando ya no era directivo de la entidad, al haberse acogido al ERE. La existencia del contrato original la niegan los directivos apoderados de Bancantabria.

COMFIA-CCOO considera que los hechos denunciados son una muestra de cómo los directivos pueden abusar de su posición, extralimitándose de las funciones que se contienen en su “contrato de agencia”.