Además, según el fallo de la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, la paciente también ha sido condenada al pago de una indemnización de 1.050 euros por responsabilidad civil al profesional sanitario.

Desde el sindicato UGT han apuntado, a través de un comunicado referido a este hecho, la necesidad de que desde la Administración se adopten todas las medidas necesarias en defensa de los empleados públicos, no solo en el ámbito sanitario sino en todos los campos, para evitar que se agreda a los profesionales en sus centros de trabajo.

Por este motivo, en la reunión prevista para este mismo jueves en por parte del Observatorio de la violencia para la prevención de agresiones al personal del Sescam, UGT insistirá en la necesidad de seguir reivindicando protocolos como el de inmovilización terapéutica en pacientes con alteraciones psíquicas, pulseras de control a maltratadores y todo tipo de medidas que minimicen “al máximo” el riesgo de sufrir una agresión.