Este retroceso se sitúa por debajo de la media nacional que es de 2,9%, según los datos hechos públicos por el INE y recogidos por Europa Press.

El descenso de la confianza empresarial registrado entre octubre y diciembre se debe al empeoramiento tanto del indicador de situación actual como el de expectativas.

En concreto, el balance de expectativas (diferencia entre las opiniones de los empresarios optimistas y los pesimistas) se situó en Castilla-La Mancha en -4,2 puntos, también en este caso por debajo de la media nacional de -2,7 puntos.

Esto se debe a que el porcentaje de establecimientos empresariales de la región que piensan que la marcha de su negocio será desfavorable entre octubre y diciembre de este año se ha situado en el 21,3%, frente al 19,4% de la media nacional.

Al mismo tiempo, el porcentaje de empresarios que opinan que su negocio marchará de manera normal ha aumentado hasta el 61,6% —63,9% a nivel nacional— mientras que los empresarios que se muestran optimistas sobre la evolución de su negocio está en el 17,1% en Castilla-La Mancha, en este caso por encima de la media nacional del 16,7%.

PERCEPCIÓN SOBRE LA SITUACIÓN ACTUAL

Por su parte, el balance de situación (diferencia entre respuestas favorables y desfavorables respecto al trimestre finalizado) se ha situado en -3,3 puntos, siendo +0,2 puntos en el cuarto trimestre de este año a nivel nacional.

En cuanto al trimestre ya finalizado (tercer trimestre de 2019), el ICEA muestra que el 14,8% de los establecimientos empresariales de Castilla-La Mancha tienen una opinión favorable sobre cómo funcionó su negocio en esos tres meses, frente al 18,1% de establecimientos que han apreciado una evolución desfavorable en este periodo y al 67,1% que hablan de normalidad.

El ICEA, que tiene una periodicidad trimestral y es comparable a nivel europeo, se elabora a partir de una muestra representativa de establecimientos empresariales.

Durante el cuarto trimestre del año, la confianza empresarial bajó en todos los sectores económicos, en todos los tamaños de establecimientos y en las 17 comunidades autónomas.

CONSTRUCCIÓN, DONDE MÁS CAE LA CONFIANZA EN ESPAÑA

Así, a nivel nacional y de acuerdo con los datos de Estadística, de los cinco sectores económicos analizados, todos recortaron la confianza en este trimestre. El mayor descenso correspondió a la construcción (-3,7%), seguido de otros servicios (-3,3%), industria y transporte y hostelería (-2,9% en ambos casos) y comercio (-1,6%).

En cuanto al tamaño de los establecimientos, la confianza empeoró un 3,4% en las empresas de más de 10 a 49 asalariados y un 3% en las de menos de 10 asalariados. Le siguen los establecimientos de 200 a 999 asalariados y de 50 a 199 trabajadores, donde la confianza cayó un 2,8%, y más lejos, las empresas de más de un millar de asalariados, que mostraron un retroceso de la confianza del 1%.

Por comunidades, la confianza empresarial bajó en todas ellas, especialmente en Extremadura (-6,5%), País Vasco (-5%) y (-4,7%). Los menores descensos correspondieron a (-0,9%) y Canarias (-1,1%).

Para la elaboración de este indicador se toma como referencia metodológica la , el Ifo alemán y, sobre todo, el Tankan japonés, que elabora el del país nipón.