El acuerdo comercial incluye disposiciones para proteger productos considerados sensibles para la Unión Europea, incluidos vinos españoles, el aceite de oliva, el jamón, la naranja valenciana, el turrón de y y el azafrán de Castilla-La Mancha.

También permitirá liberalizar el intercambio de servicios, incluida la banca minorista y abre el mercado de la contratación pública en Singapur a las compañías europeas. El Tratado comercial ha sido ratificado con 425 votos a favor, 18 en contra y 41 abstenciones.

En lo que al pacto para proteger las inversiones se refiere, el texto ha sido aprobado con votos a favor, 203 en contra y 30 abstenciones. La principal novedad es la creación de un sistema judicial, con jueces independientes para dirimir disputas entre inversores y la Administración.

Los convenios negociados con Singapur será el modelo a seguir por el bloque comunitario en las negociaciones de futuros tratados comerciales con países del sudeste asiático y prevé garantías para el respeto de derechos laborales y de la protección del medio ambiente.

Se trata del primer acuerdo bilateral de comercio entre la UE y un miembro de la (ASEAN) y el bloque aspira a que sirva también de puerta de entrada a la región.