Según publica el Diario Oficial de Castilla-La Mancha y recoge Europa Press, dicho Consejo formulará propuestas y recomendaciones en materia de desarrollo y promoción del pueblo gitano; canalizará las propuestas de las organizaciones del movimiento asociativo gitano, referentes a su desarrollo y promoción integral, así como a la superación de desigualdades.

De igual modo, promoverá la cooperación y colaboración entre las organizaciones del movimiento asociativo gitano y la Administración autonómica en materia de sus competencias; impulsará estudios sobre actuaciones relacionadas con el desarrollo y la promoción integral del pueblo gitano e iniciativas de sensibilización respecto a la convivencia con el pueblo gitano o elaborará una memoria anual sobre su actividad en el que se incluyan propuestas dirigidas a mejorar las políticas sociales con la comunidad gitana, que se remitirá al .

El Consejo Regional del Pueblo Gitano va a contar con la participación de más entidades, pasando de 20 a 25 miembros, ampliándose así la representación del movimiento asociativo gitano en una comunidad que está formada por unas 40.000 personas en Castilla-La Mancha.

Contará además con dos vicepresidencias representadas por entidades del Pueblo Gitano, y una de ellas estará desempeñada por una mujer, “que represente a las mujeres gitanas y la defensa de los derechos de las entidades que trabajan por la mujer gitana”.