Una actuación a petición de la Diputación de Cuenca, propietaria del inmueble, que viene a completar el conjunto de intervenciones de la institución provincial en esta zona del Casco Antiguo de la capital conquense, donde se encuentran la Casa de la Demandadera y la Fundación , según ha informado en nota de prensa el Ayuntamiento de Cuenca.

La actuación consistirá en una rehabilitación integral de su interior, que se viene a sumar a la intervención anterior en fachadas y cubierta.

En concreto, los trabajos se centrarán en la redistribución de espacios, solados, revestimientos y acabados interiores, así como en la instalación eléctrica, fontanería, saneamiento, climatización y colocación de carpintería interior.

Entre tanto, el Ayuntamiento de la capital y la Diputación trabajan conjuntamente para determinar con detalle la utilización final de este edificio, que tendrá una finalidad cultural y turística, que vaya en beneficio de la ciudad de Cuenca.

Este inmueble, anexo a la iglesia de San Pedro, está catalogado por el Plan Especial de Ordenación, Mejora y Protección del Casco Antiguo y sus Hoces de Cuenca como de ‘Nivel de Protección II’ e incluido en el Área de Homogeneidad Tipológica 2 (AHT 2) y con un uso de equipamiento en general.