En el primer caso se trata de ayudas a la investigación para la realización de proyectos que profundicen en el conocimiento de la igualdad entre hombres y mujeres de Castilla-La Mancha, incluidas todas las manifestaciones de la violencia de género, haciendo visibles las diversas situaciones en las que se encuentran desde la perspectiva de género. La partida presupuestada reservada es de 103.000 euros.

En cuanto a los programas de prevención de mutilación genital femenina, serán 50.000 euros dirigidos a la realización de proyectos en Castilla-La Mancha para la toma de conciencia de mujeres y hombres sobre la forma de violencia de género que supone esta práctica.

Otros 212.000 euros van a parar a estrategias encaminadas a la disminución de las brechas de género, impulsando el movimiento asociativo de las mujeres y el trabajo en red, para fomentar así su participación social. Así, serán subvencionables con cargo a esta partida Programas de difusión de los derechos de las mujeres en el medio rural; Programas para favorecer el impulso de referentes y modelos femeninos de liderazgo libres de estereotipos sexistas; Programas para fomentar la participación sociocultural y el movimiento asociativo de mujeres; estrategias que sirvan para generar redes de mujeres para trabajar en favor de la igualdad; o programas para prevenir y sensibilizar sobre la violencia contra las mujeres.

Por última, una cuarta línea de ayudas, con disponibilidad de 50.000 euros, irán a parar a la promoción de la igualdad a través de la realización de proyectos en Castilla-La Mancha, destinados a la toma de conciencia de mujeres y hombres sobre la igualdad, a la superación de estereotipos de género y a promover la participación de las mujeres en todas las esferas de la vida.

Aquí se engloban ayudas para programas de prevención y sensibilización sobre la violencia de género, para promover el asociacionismo y sus redes que trabajen por la igualdad de género, para el fomento de la participación social y presencia equilibrada de mujeres y hombres en los espacios de toma de decisiones y para impulsar referentes y modelos femeninos de liderazgo libres de estereotipos sexistas.