En Castilla-La Mancha las hectáreas de viñedo indemnizadas por el Seguro de Viñedo en el año 2018 han sido 50.595. En concreto el mayor número de indemnizaciones ha tenido lugar a causa de las heladas, en 23.667,54 hectáreas, seguida por el pedrisco, que ha dañado a 17.766,84 hectáreas, y la marchitez fisiológica de la uva bobal a consecuencia de las bajas temperaturas registradas los días 1 y 2 de mayo de este año, en 6.040,64 hectáreas. El resto de adversidades climáticas han dañado a 1.519,57 hectáreas, seguida de riesgos excepcionales, como la sequía, en 1.470,63 hectáreas, y los daños en la plantación, en 129,82 hectáreas.

Según ha constatado ACM, el pasado año hubo también otras casi 8.000 hectáreas de viñedo afectadas por las heladas; en este caso el director de ACM, , matiza que han observado que las heladas “no afectan de manera tan amplia al viñedo como las heladas del siglo pasado, pero sus daños van en aumento en estos dos últimos años”, según ha informado Cooperativas en nota de prensa.

“Durante los últimos años se han incrementado los daños por pedrisco”, ha afirmado , algo que indica, por su virulencia, al igual que lo hacen el resto de riesgos que afectan a nuestros viñedos, “que se está sufriendo con total claridad los efectos del cambio climático”.

ACM, en la campaña agrícola 2018 ha tramitado en seguros de viñedo un 9 por ciento más que el pasado año, gracias a su servicio de asesoramiento, y ha alcanzado las casi 40.000 hectáreas aseguradas, que corresponden a más de 1.900 clientes viticultores, a través de Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha.

El plazo de contratación de seguros de viñedo para la campaña agrícola 2019 se ha abierto ya, y las opciones de máxima garantía tienen un plazo de suscripción que finaliza el 20 de diciembre.