La reglamentación comunitaria permite realizar dicha práctica enológica, sin que se pueda sobrepasar los 13,5 por ciento en la Zona Vitícola CIII, a la que pertenece nuestra región, ha informado Cooperativas en nota de prensa.

Esta petición se ha realizado debido a las condiciones climatológicas adversas que se han producido en la primavera y verano de 2018 en la totalidad de las zonas vitícolas de la región, que han provocado, una vez llegado al período habitual de vendimia, una importante escasez de grado alcohólico potencial de la uva de las variedades de vinificación tradicionales de Castilla-La Mancha (Airén, Cencibel, Bobal, etc.), la gran mayoría de ellas de ciclo de maduración tardío.

Situación climatológica muy similar que también ha acontecido en la Comunidad Valenciana, según subraya, para añadir que este Gobierno regional dictaba resolución favorable a su sector vitivinícola el pasado 26 de septiembre, para poderse acoger a la misma posibilidad del aumento de grado alcohólico que permite la reglamentación europea, por las mismas razones por las que Cooperativas solicita dicha práctica.

También a la Denominación de Origen Cava, por motivos similares, se le ha concedido la posibilidad de uso de mostos para el mismo fin, añade Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha.