La Catedral de Ciudad Real va a convertirse mañana en el marco del concierto que ofrecerá el , que forma parte del “Ciclo de Conciertos Quixote en las Catedrales”, incluido en la Programación Oficial en torno al IV Centenario de la Publicación de la Segunda Parte de El Quijote.

Este ciclo de conciertos arrancó el pasado 28 de marzo con la Novena de Beethoven, en la Catedral de , y el broche final lo pondrá el Orfeón Donostiarra, el próximo 23 de mayo en la Concatedral de Guadalajara.

El coro de RTVE interpretará “Tres epitafios de El Quijote”, con la soprano Cristina Teijeiro y el tenor Carlos Silva como solistas. Las obras compuestas por cuentan con elementos estilísticos de la era cervantina y comenzaron a gestarse en 1947, con motivo de la conmemoración del IV Centenario del nacimiento de Cervantes. Sin embargo, Halffter no concluyó su composición hasta 1953.

Precisamente ahora, cuando se cumplen otros 400 años, el coro de RTVE, interpreta estos tres epitafios, que cuentan con los textos que Cervantes dedicó a las sepulturas de , Dulcinea y . Las tres piezas son un punto y aparte en la creación de Halffter, más dedicado a la música sinfónica, de cámara y para piano.

Los “Dos episodios Corales de El Quijote” son una composición del contrabajista de la , . El compositor se inspira en el capítulo XXVI de la novela de Cervantes, en el que un Don Quijote errático y semidesnudo escribe poemas con las cortezas de los árboles. A partir de este episodio, Miguel Franco elabora una música siguiendo a los grandes maestros del Renacimiento español, con un lenguaje similar, dotado de su propia originalidad, en el que encontramos polifonía y música rítmica. Junto al Coro de RTVE, actúa como solista el tenor Federico Teja.

La segunda parte del concierto está dedicada a la música sacra, con la interpretación de la Misa en Re Mayor, del checo Antonin Dvorák, a cargo de , Carlos Silva, Daniela Vladimirova y Carmelo Cordón como solistas, junto al Coro de RTVE y con el pianista Jorge Otero. La obra se caracteriza por la sencillez y claridad y el tratamiento original del texto. En ella encontramos formas clásicas tradicionales y, además, toda la riqueza melódica de los temas folclóricos de la tierra natal de Dvorák.