El objetivo de este encierro, que forma parte de las movilizaciones que la mayoría sindical ha convocado a nivel estatal para garantizar la viabilidad del correo público, era dar a conocer en la Delegación de Hacienda, como propietaria de Correos, la necesidad de tener una financiación suficiente para garantizar la prestación del , la viabilidad del correo publico y sus 67.000 trabajadores.

A escasos 9 meses (el 1 de enero de 2011) de la transposición a la legislación española de la Tercera Directiva Postal Europea que liberaliza completamente el mercado postal comunitario, se sigue ocultando al Parlamento, a los grupos políticos, a las organizaciones sindicales y a los usuarios un Borrador de Ley Postal que se quiere meter a escondidas en el Parlamento para que pase inadvertida y sin consenso alguno. Igualmente el Ministerio intenta ocultar el Plan Estratégico que desde hace meses tiene en sus manos y que en su contenido anuncia la pérdida de más de 15.000 empleos en Correos.

Si a todo lo anterior le sumamos el severísimo recorte presupuestario impuesto por el Gobierno a través de los Presupuestos Generales del Estado para el 2010 -cercano al 50%- en el que se destinan 75 millones de € para financiar la prestación del Servicio Postal Universal cuando el propio Gobierno reconoce que el coste neto de dicho servicio se sitúa por encima de los 240 millones de € y una reducción en la partida de inversiones del 43%, el panorama no ofrece otro escenario posible que la asfixia financiera y la imposibilidad de prestar un servicio a los ciudadanos, independientemente de la zona geográfica donde vivan, acabando con un servicio, el postal, que ayuda a cohesionar, de modo importante, el territorio y la sociedad.

Esta situación de abandono está afectando igualmente a la negociación de las condiciones laborales de los trabajadores que están sufriendo un bloqueo de la negociación colectiva que dura ya un año y dos meses lo que no impide, de otro lado, que la dirección de la empresa trate de poner sobre la mesa inasumibles restricciones y recortes de derechos ya consolidados.

Ante esta grave situación la mayoría sindical de Correos en Toledo seguiremos con el calendario de movilizaciones previsto para el mes abril donde se realizarán recogidas de firmas en plazas públicas y un paro de cuatro horas el 29 de abril.