La presidenta del , , ha valorado el trabajo de toda la sociedad “a la hora de trabajar para conseguir entre todos la recuperación de una especie tan particular, tan especial y tan delicada como es el lince ibérico, que prácticamente estaba extinguido y que tanta falta hace en nuestro ecosistema ”.

Así lo ha señalado la presidenta regional en el paraje ‘La Cañada’, en el término de (Ciudad Real), donde ha participado en la suelta de los tres primeros linces de los ocho criados en cautividad en la región, un proyecto que se está desarrollando entre varias administraciones públicas junto con sociedades de conservación de la naturaleza, de defensa del y de las especies protegidas, ha informado la Junta en nota de prensa.

Durante su intervención ante los medios, Cospedal ha apuntado que Castilla-La Mancha ha destinado más de cuatro millones de euros en la recuperación de esta especie dentro del proyecto de “para lograr que este depredador vuelva a vivir en las zonas en las que se daba de España y ”.

Según la presidenta, “teníamos como objetivo la identificación las zonas donde había que reintegrar al lince”, algo que ya se ha conseguido. Una de estas zonas es , la parte correspondiente de Castilla-La Mancha, en la que se integran los municipios de Almuradiel, Castellar de y del (Ciudad Real).

Las otras zonas, ha proseguido, son las de los Montes de Toledo; en concreto, Mazarambroz, Menasalbas, San Pablo de los Montes y Ventas con Peña Aguilera, con presencia también en la , en la provincia de Albacete. “Estas son las zonas que ha elegido el Gobierno regional donde se van a realizar las sueltas para reincorporar e intentar que haya población de linces”, ha asegurado.

En la suelta de hoy, se han liberado tres linces. La hembra —de nombre Kiowa— viene del centro de cría del municipio cacereño de Zarza de Granadilla; del centro de El Acebuche, en , el macho de nombre Kairós, y de La Olivilla (Jaén) el segundo macho de nombre Kaplán. La semana próxima se tiene programada otra suelta con otros cuatro animales.

Esta suelta llevada a cabo hoy es la primera en la historia de Castilla-La Mancha y supone un hito en la conservación del lince ibérico en esta comunidad, de donde prácticamente había desaparecido de manera estable, salvo individuos puntuales en dispersión de las poblaciones andaluzas.

Supone además una apuesta por la línea de trabajo de la reintroducción como método recuperación de la especie. El objetivo prioritario del Gobierno de Castilla-La Mancha dentro del proyecto era seleccionar dos áreas potenciales para la reintroducción del lince ibérico y crear, al menos, un núcleo de población estable en Castilla-La Mancha.