Esta situación provoca “inestabilidad” y ésta, junto con la “incertidumbre” no ayudan al crecimiento económico necesario para que el país siga avanzando, ha defendido Cospedal en la clausura del I Congreso regional de Zonas Industriales de Castilla-La Mancha, que se celebra en Albacete.

La responsable de Defensa ha defendido también la necesidad de que las administraciones creen las condiciones necesarias para atraer la inversión a las zonas industriales, como las que se ofrecen en esta región.

“Somos un lugar con una ubicación estratégica y una posibilidad industrial y logística fabulosa y tenemos que hacer que aquellos que quieran venir a invertir se puedan beneficiar de las medidas fiscales, económicas y laborales que hagan el suelo industrial regional más atractivo”, ha defendido Cospedal, que ha agregado que en la región hya “más de 26 millones de metros cuadrados disponibles en 86 localidades, de las que 15 son , 26 de Ciudad Real, 17 de Cuenca, 11 de Guadalajara y 17 de ”.

Al tiempo, ha reclamado que entre todos pongan en valor la fuerza de las empresas de Castilla-La Mancha y, sobre todo, de las pequeñas empresas que, en esta región, su nivel de facturación representa “el 46% del PIB”, cuando la media nacional es del 28% del PIB.

También ha recordado el objetivo del Gobierno de crear 20 millones de empleos para 2020 y ha planteado que, “si las cosas van como hasta ahora, posiblemente terminemos el año con 600.000 empleos más que el pasado”.

Por su parte, el presidente de , asociación que ha organizado este primer congreso, ha dado las gracias por el respaldo recibido de administraciones y colaboradores.

ha insistido en su propuesta de que se cree una federación regional que se encargue de impulsar las zonas industriales y parques empresariales de la región y contribuya a impulsar una Ley regional de zonas industriales.

También ha avanzado algunas de las conclusiones que han emanado de las nueve mesas de trabajo, aunque ha aclarado que el documento definitivo estará listo “en breve” y se hará llegar a las administraciones.

Entre las cuestiones acordadas, Prieto ha citado la necesidad de que haya una legislación firme en materia de zonas industriales, que haya más apoyo económico, que se impulsen planes “urgentes” de modernización de las infraestructuras y formación de los trabajadores, que las zonas sean más sostenibles medioambientalmente y que se impulsen nuevos modelos de gestión.