La exsecretaria general del PP y exministra de Defensa ha solicitado su reingreso como abogada del Estado una semana después de dejar la política, según han informado a Europa Press fuentes próximas a la ‘exnúmero dos’ de .

Cospedal ha presentado formalmente este jueves la renuncia al escaño que hasta ahora ocupaba en el . Su lugar en la Cámara Baja lo ocupará , número cuatro en la lista del PP que concurrió en las últimas elecciones generales por la provincia de .

La exministra ha decidido pedir la vuelta a su puesto de funcionaria ocho días después de anunciar su marcha de la política tras la polémica por las grabaciones del excomisario que difundió el digital ‘Moncloa.com’.

UN PASO QUE LA “DIGNIFICA”

Fuentes cercanas a Cospedal han señalado que el paso que ha dado Cospedal volviendo a su puesto en la Abogacía del Estado la “dignifican”, en línea con la actuación del expresidente Mariano Rajoy, quien volvió también a su plaza de registrador de la propiedad tras la moción de censura liderada por .

Sin embargo, otras fuentes consultadas no descartan que Cospedal pueda más adelante irse a la empresa privada y apuntan a que ahora estaba obligada a solicitar su reingreso como funcionaria tras más de una década dedicada a la política.

Cospedal —nacida en en 1965 aunque con raíces en Albacete— empezó como abogada en 1992 en el , después pasó por el y más tarde por el de Trabajo. En 2002 fue designada subsecretaria del .

En ese momento comienza su carrera política. Primero como consejera de Transportes e Infraestructuras con en 2002 y, pocos años más tarde, Mariano Rajoy la nombra líder del PP de Castilla-La Mancha, una comunidad de la que sería presidenta regional entre 2011 y 2015. En junio de 2008, Rajoy la eligió además secretaria general del PP, un puesto que ha mantenido hasta el pasado mes de julio.

SU COMUNICADO DE DESPEDIDA

Cospedal difundió el miércoles pasado un extenso comunicado a través de su cuenta de en el que defendió su actuación porque no hizo “nada” de lo que sienta avergonzada” y solo procuró conocer, “dentro de los límites de la ley”, la “problemática” que vivía entonces el partido, tras estallar el ‘caso Gürtel’. Además, señaló que su única equivocación fue pedir a su marido, el empresario , que le ayudara en la “interlocución” con el ahora expolícía.

Y después de la crisis interna que habían provocado los audios de Villarejo, la exministra pidió al PP que ahora dirige que defienda a los suyos cuando son “atacados”. “Siempre he creído que un partido que no es capaz de defender a los suyos cuando están siendo injustamente atacados no puede esperar que los ciudadanos confíen en él”, advertía en esa despedida.