Un grupo de cargos públicos y orgánicos de IU, encabezados por el diputado en el Congreso , el ex coordinador d’Esquerra Unida de Balears, , y el miembro de la , , han impulsado un manifiesto para recabar apoyos contra los planes del coordinador federal, , para reestructurar la organización, y contra el modo en que está desarrollando las negociaciones con Podemos para confluir en las elecciones municipales y autonómicas de 2019.

El texto, que lleva por título ‘Por una IU soberana, democrática y al servicio de la ciudadanía’ y ya ha sido firmado por casi 300 militantes, cargos públicos y orgánicos de la coalición de izquierdas, acusa a la dirección de pretender “disolver la estructura federal de IU” con su propuesta de modelo organizativo.

Asimismo, rechazan “las intervenciones administrativas y políticas para resolver los conflictos que puedan existir en las distintas federaciones”, y hacen hincapié en la necesidad de respetar “las competencias y la autonomía de las federaciones en lo que se refiere a la política de alianzas en las circunscripciones autonómicas y municipales”.

Los promotores de esta iniciativa buscan conseguir apoyo de militantes y simpatizantes de todos los territorios, independientemente de su adscripción a corrientes o de su militancia en el PCE, “para aunar las voces de todos aquellos que defienden la independencia, la presencia y la necesidad de Izquierda Unida como proyecto político con identidad, autonomía y cultura política propia”, según explica el diputado Ricardo Sixto.

“MÁS CONTROL DESDE ARRIBA”

En concreto, el manifiesto rechaza el documento elaborado por Garzón para reestructurar IU con el objetivo de avanzar en su transformación en un y Social (MPyS), en el que propone, entre otras cosas, homogeneizar las personalidades jurídicas a una única a nivel estatal —algunas federaciones mantienen la suya propia—, introducir el sufragio universal obligatorio para todos los procesos o nuevos modelos de participación y votación más flexibles (activista y activista afiliado.

Según los críticos, estos planes suponen en la práctica una centralización económica que llevará a “más control desde arriba” y un menoscabo de la autonomía orgánica y las competencias de las federaciones, por ejemplo, a la hora de diseñar las alianzas electorales.

A este respecto, señalan en su manifiesto que ven “con preocupación que la política de convergencia, entendida como suma de organizaciones y voluntades en torno a un programa, está siendo reconvertida en una negociación cupular con Podemos poco transparente y que, en el caso de las elecciones municipales y autonómicas, parece querer ignorar el carácter federal de IU y las competencias de las distintas federaciones en esta materia”.

“No debemos esperar ni pedir permiso a que otras organizaciones decidan cuando y hacia dónde vamos. La iniciativa ha de ser nuestra, porque nos ocupamos del trabajo diario en los municipios, sin descanso y sin esperar nada a cambio”, reivindican.

DIPUTADOS AUTONÓMICOS Y ALCALDES, ENTRE LOS CASI 300 FIRMANTES

Entre los firmantes ya figuran varios diputados autonómicos y los alcaldes de Polinyà de Xúquer, de la Ribera y Riola (), Zarzuela de Jadraque y La (Guadalajara), Villaralbo () o Illes (), así como por el ex regidor de , .

El documento también cuenta con el apoyo de tenientes de alcalde en Alcaraz y (Albacete), (Valencia), () y () y de portavoces municipales y concejales en las capitales de provincia de Zamora, Albacete, y .

Asimismo, se han sumado ediles de los municipios de Azuqueca de (Guadalajara), Alzira, Benicull de Xuquer, y (Valencia), Jérica (), Los Llanos de Aridane (Tenerife), (Murcia), Cacabelos (), Ogíjares (Granada), Seseña (), Santa Mata de (Salamanca), (), (Huelva), (Ciudad Real), (Alicante), de Duero (Valladolid), Las () o San Martín del Rey , Boal, Sobrescobio, Pola de Laviana (Asturias).

“El problema es la falta de diálogo por una dirección que impone su hoja de ruta para desfederalizar IU y centralizarla férreamente”, denuncia Ricardo Sixto, quien también hace hincapié en el punto del manifiesto que reclama decidir “un debate sosegado en todas las asambleas” para decidir el futuro de IU. “No podemos reducir la participación al voto telemático de las primarias, urge recuperar los espacios de debate político real”, defiende el diputado nacional.