A preguntas de los medios tras una rueda de prensa, ha apuntado que prefieren presentar enmiendas de “calidad” y no “por cantidad”, sobre todo centradas a “esas partes del presupuesto donde se tienen que hacer reformas”.

La intención es, según ha dicho, que el dinero que “no se está ejecutando” vaya a otros programas, además de “evitar gastos superfluos o poco eficientes”. “Estamos estudiándolas desde hace tiempo y seguimos perfilando las últimas enmiendas”, ha abundado.

Según ha dicho, los presupuestos han de concebirse como “una obligación”, y sobre el proyecto de 2020, ha apuntado que Cs “ya ha dejado claro que tiene una previsión irreal de ingresos”.

“El gasto público no puede ser un fin en sí mismo. Es un medio para que Castilla-La Mancha tenga una región más productiva y que las familias vivan mejor y sin desigualdades”, ha insistido.