Ha abierto este debate, a propuesta , el diputado de Ciudadanos , que ha iniciado su intervención afirmando que lo más fácil, a la par que “populista”, sería que su formación dijera que va a bajar los impuestos en la región, pero lejos de ello va actuar con responsabilidad y con contundencia, porque desconocen si esa bajada se puede acometer o no, pese a estar en el ADN de Ciudadanos.

No obstante, y a pesar de “dar al César lo que es del César” y admitir que Castilla-La Mancha no es una de las regiones que presente una de la mayores cargas impositivas del país, ha pedido al Ejecutivo regional que planifique la economía regional “no como el que tira con pólvora de rey, sino como la familia que ve ingresos y planifica sus gastos”.

“En estas cuestiones se ha de ser amarrategui con los ingresos y extraordinario con los gastos. La economía familiar busca la eficiencia, y esto buscamos en Cs, que cada euro que gasten los ciudadanos en impuestos revierta directamente en ellos, y dudamos de que esto se haga así”, ha dicho.

Por ello, y tras criticar la existencia de cargos y administraciones con competencias duplicadas “para enchufados”, ha pedido al Ejecutivo autonómico que someta a una auditoria los gastos fiscales.

“Me va a decir —ha dicho dirigiéndose al consejero del ramo— que la tienen hecha y todo esta bajo mega bajo control, pero los diputados de otros grupos no somos medio tontos de baba, de presupuesto sabemos algo y el kamikaze es usted”, le ha espetado.

PP Y SU BAJADA DE IMPUESTOS

De su lado, la portavoz del Grupo Parlamentario , , ha reclamado al Ejecutivo autonómico una bajada urgente de impuestos, ante la “desaceleración económica” que, a su entender, se deja sentir ya en la región, que este jueves ha registrado “uno de los peores datos de la EPA de los últimos siete años”.

“Hay que combatir la recesión y es el momento ideal para acometer una bajada de impuestos porque tenemos los presupuestos encima de la mesa. Lo están haciendo Andalucía y la Comunidad de ”, ha conminado la diputada ‘popular’ al consejero, argumentando “los buenos resultados” que estas regiones han obtenido en la EPA.

“Ya sabemos lo que es la crisis no podemos volver a tropezar en la misma piedra”, ha advertido Merino, convencida de que una menor carga impositiva estimularía la economía regional, porque el dinero estará en los bolsillos de los castellanomanchegos y habrá más consumo.

Por ello ha abundado en la necesidad de suprimir el impuesto de sucesiones y bonificaciones, de bajar el de transmisiones patrimoniales, el tipo reducido para la transmisión de inmuebles, el impuesto de actos jurídicos documentados y, de forma progresiva, el de hidrocarburos hasta su total eliminación.

}

LA AUDITORIA MÁS RIGUROSA, LA DEL TC

De su lado, el diputado del Grupo Parlamentario Socialista Ángel , luego de asegurar que la auditoria más rigurosa es la del y no tiene sentido duplicarla, ha defendido que en Castilla-La Mancha la política fiscal no es alta y desde que gobierna “no se han subido los impuestos”.

Así las cosas, y tras criticar que el Gobierno andaluz, al que el PP regional pretende emular, está subiendo los impuestos a las clases medias-bajas y bajándolos a las grandes fortunas, ha pedido a los ‘populares’ castellanomanchegos que no quieran imitar el modelo de Madrid, sino que “lo repudien, porque es un modelo malo”.

Dicho esto, ha explicado que el Ejecutivo regional no podría acometer la bajada fiscal que le reclama el PP porque ha llegado, en el Pacto por la Recuperación Económica de Castilla-La Mancha, a un acuerdo sobre presión fiscal con empresarios y sindicatos que no puede romper.

Godoy ha concluido señalando que uno de los grandes problemas de la región es la “injusta” financiación estatal que recibe. “En esto deberemos converger en nuestras peticiones al Estado, pero nos dejan solos”.

LA DEMAGOGIA DEL PP

Ha cerrado el debate el consejero del ramo, que ha confesado que “su mayor debilidad es la demagogia”, que le “altera y le hace perder el tiempo que tenía que estar dedicando a los ciudadanos”. “He estado a punto de irme porque los derroteros de su intervención —ha dicho a Merino— son auténticos. Debería ser catedrática de la demagogia”, ha espetado a la portavoz de los ‘populares’.

Ruiz Molina, que ha pedido “rigor” a Merino, ha asegurado que nunca ha oído que en desaceleración la política tenga que ser restrictiva. “Todo lo contrario, ha de ser expansiva para compensar con dinero del sector público lo que no cubre el privado”.

“La bajada de impuesto no es la fórmula magistral para superar la desaceleración. Están en modo electoral y plantean este debate sin saber nada de lo que se está hablando”, ha criticado el titular regional de Hacienda que, de igual modo, ha condenado que el PP proponga una bajada de impuestos sin compensar esa pérdida de ingresos.

“Son expertos en el recorte y por eso se me ocurre decir: ya está aquí con las rebajas, que no son de impuestos, sino de servicios”. “Son unos magníficos recortadores, pero no el sentido torero, sino en el presupuestario”.

Ruiz Molina ha zanjado el debate añadiendo que hay dos tipos de políticas fiscales: una que aboga por la contribución de todos para nutrir de recursos al sector público para que distribuya entre los que menos tienen y otra la del ‘sálvese quién pueda’.

Tras el debate, el PP ha presentado una propuesta de resolución a favor de dicha bajada impositiva y el PSOE otra por la que reclama una adecuada financiación autonómica, que serán votadas casi al término del pleno, una vez se hayan sustanciado todos los debates y antes de las preguntas orales del orden previsto para este jueves.