De este modo, apunta que de las 923 plazas ofertadas se han cubierto 845 y han quedado sin adjudicar 78. Además, apunta que el 40 por ciento de las especialidades convocadas, en concreto 11 de las 28, han tenido alguna plaza vacante.

Las especialidades con más plazas desiertas han sido matemáticas (26) y física y química (16), mientras que porcentualmente peluquería es la que ha contado con menos plazas aprobadas —1 de 7—, según ha informado la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) en una nota de prensa.

Estas cifras, afirma el sindicato, que se están repitiendo en todas las comunidades autónomas, obedecen a diversos motivos, siendo el principal que las pruebas han sido eliminatorias.

CSIF, en la modificación del Real Decreto de Acceso en febrero de 2018 y para dar cumplimiento al Acuerdo de 29 de marzo de 2017, ha solicitado que las pruebas de la oposición fueran no eliminatorias dentro de este proceso extraordinario cuyo objetivo es reducir la tasa de interinidad hasta el 8 por ciento, “pero el no lo tuvo en cuenta”.

Otro de los factores que incide en el hecho de que las plazas queden desiertas es que, “desde la implantación del Plan Bolonia, en la universidad cada vez tiene menos peso lo memorístico y más los procedimientos, y esto es algo que no se contempla en las oposiciones de profesores”, añade.

Las plazas que han quedado libres se ofertarán en el próximo proceso selectivo de Enseñanzas Medias, que está previsto sea convocado en el año 2020. “Para entonces deben haberse superado los escollos y problemas que han aparecido en esta oposición”.

CSIF, tanto a nivel nacional como autonómico, “luchará porque las pruebas no sean eliminatorias, porque se reduzca el peso de lo memorístico y porque el azar sea cada vez un factor menos influyente”.