Tras la exigencia de CSIF para conseguir minimizar la ausencia de mejoras “que no se han planteado en el ámbito docente para el II Plan Concilia”, la Administración “accedió a negociar una serie de medidas complementarias y publicó una resolución que intentaba solucionar este perjuicio en la reducción de jornadas, tutorías, licencias por estudios, reanudación de la lactancia o días de libre disposición, según ha informado el sindicato en nota de prensa.

“Pero lejos de ayudar, algunas medidas están trayendo más problemas que beneficios al no saber cómo aplicarlas por falta de una redacción correcta en el documento o unas instrucciones al respecto”, han apuntado.

Por ello, CSIF ha exigido a la Administración regional que “regule correctamente y cuanto antes estas medidas”. En este sentido, el sindicato se refiere de forma concreta a las instrucciones referidas a las excedencias por cuidados de familiares y la regulación de la incompatibilidad para la realización de actividades privadas, siendo el colectivo contratado a jornadas parciales o los profesionales de enseñanzas de como los de Conservatorio y Escuelas de Arte los más afectados. “Dos cuestiones que de no aclararse derivan realmente en una falta de compromiso con los docentes de la región”, ha añadido.

Asimismo, CSIF ha comprobado que tras la publicación de este II Plan Concilia, la Junta obliga a que las vacaciones de los docentes que, como consecuencia de una baja por Incapacidad Temporal, no se han podido disfrutar, se disfruten durante el mes de julio del siguiente año, algo con lo que no está de acuerdo alegando que las razones de servicio no están “argumentadas ni motivadas”.

Por tanto CSIF ha exigido la “inmediata regulación” de las medidas que afectan a los docentes castellano-manchegos “de forma que ningún trabajador de la enseñanza pública quede perjudicado”.