Así lo ha manifestado este lunes en rueda de prensa el presidente de CSIF en Castilla-La Mancha, Julio Retamosa, tras la reunión que ha mantenido con el titular autonómico de Hacienda dentro de la ronda de contactos para dar a conocer el proyecto de Ley de Presupuestos Generales de la comunidad autónoma para 2020.

La región es, ha explicado Retamosa, la única autonomía que mantiene “los recortes salariales en la baja médica de los empleados públicos”, al tiempo que ha agradecido al consejero este “paso adelante”, al ser una reivindicación “histórica” para el sindicato.

En este punto, ha recordado que la “penalización económica” por incapacidad temporal se implantó en 2012 a través de la “ley Cospedal”, en alusión a la Ley 1/2012 del Plan de Garantía de los Servicios Sociales, y finalizó en el ámbito estatal, ha proseguido, en marzo de 2018 gracias al II Acuerdo de Mejora del Empleo Público firmado por CSIF con el .

Dicho esto, Retamosa ha lamentado que los trabajadores que dependen de la Administración regional han continuado sufriendo una pérdida en su nómina del 50% durante los tres primeros días de baja por contingencia común y del 25% entre el cuarto y vigésimo día de baja, dado que el descuento salarial concluye a partir del vigésimo primer día.

“Mantener este recorte suponía un desprecio hacia la profesionalidad del conjunto de empleados públicos de Castilla-La Mancha”, ha lamentado el presidente de CSIF.