CSIF ha pedido que se retire esta enmienda que supone la consolidación del nivel más alto de funcionariado para todas aquellas personas que, con anterioridad o posteridad a la entrada en vigor de los Presupuestos de Castilla-La Mancha para el próximo año, hayan ocupado en algún momento un alto cargo dentro de la Administración regional.

Esta enmienda “no sólo rompe con los principios de mérito, igualdad y capacidad en el acceso a la Función Pública, sino que supone una política clientelar”, dicen desde CSIF.

Este sindicato ha recordado que “no es la primera ocasión en la que el Gobierno regional acude a estas prácticas, ya que el Estatuto de la Dirección Pública Profesional de Castilla-La Mancha abría la puerta a la contratación, con atribuciones de alto cargo, de casi cualquier persona eliminando la exigencia de que esos puestos fuesen ocupados, en primera instancia, por funcionarios de carrera y abriendo así estas contrataciones a la arbitrariedad”.

De la misma forma, la Relación de Puestos de Trabajo ha visto incrementado su gasto de personal “en cinco millones y medio de euros exclusivamente en altos cargos” lo que, además, “supone amortizar plazas de trabajadores”.

Ahora, con esta enmienda, se retoma el “fallido proyecto de gratificaciones para toda la vida de los altos cargos aprovechando la tramitación de la Ley de Presupuestos”, han apuntado desde CSIF.