Según ha informado el sindicato en nota de prensa, dicho seguro se eliminó “en el marco de la política de recortes en el ámbito sanitario”, lo que a su juicio supuso “un grave error” teniendo en cuenta las características demográficas de la Comunidad Autónoma.

Castilla-La Mancha cuenta con una gran número de núcleos de población con gran dispersión de los mismos, así como un envejecimiento progresivo de la población que se traduce en el aumento de la demanda de asistencia sanitaria en sus propios domicilios. A ello se suma la ausencia de sustitución de los permisos de los profesionales, que provoca una mayor carga de trabajo en el ámbito de la Atención Primaria.

En este sentido, CSIF ha puesto de manifiesto el aumento de los desplazamientos que deben efectuar los profesionales “y que se ven obligados a satisfacer poniendo los vehículos de su propiedad a disposición del Sescam, situación que este año se ha visto agravada por las inclemencias meteorológicas sufridas, que han aumentado los riesgos de accidentes en unos profesionales que acceden hasta el último rincón siempre que es necesario”.

“Desde CSIF creemos que es de justicia que se valore el tremendo esfuerzo que en condiciones adversas están realizando estos profesionales y pedimos que se renueve el seguro de accidentes que se suprimió en su día para que estos trabajadores no se vean penalizados al sufrir las consecuencias que se derivan de tener que poner su vehículo particular al servicio del Sescam en caso de sufrir un accidente mientras realizan su labor asistencial”, ha concluido la central sindical.