Carvajal ha destacado que desde Csif valoran “el esfuerzo” de la nueva oferta de empleo público de 4.700 plazas, pero la consideran “realmente insuficiente” ya que el “60 por ciento de la plantilla de la Administración General tiene más de 60 años, por lo que más de 4.000 funcionarios se van a jubilar en España a lo largo de 2018”, y esto “va a reducir los efectos de la oferta”.

En declaraciones a los medios durante la concentración del sindicato frente a la Delegación del Gobierno en Castilla-La , el presidente provincial de Csif ha dicho que en la región “se han perdido 1.907 puestos de trabajo en los últimos años”, concretamente “554 en Ciudad Real, 182 en Cuenca, 250 en Guadalajara, 446 en Albacete y 475 en Toledo”.

“Esto significa que se ha tenido una baja de un empleado público al día durante los últimos 5 años”, ha aseverado Carvajal, a lo que ha añadido que “las plantillas están súper reducidas”, con lo que esta oferta de empleo público “muy positiva y la más importante en años”, que “contempla la consolidación de empleo de los compañeros que tenían su trabajo en precario, interino o de personal eventual”, es, aún así, “insuficiente”, ya que esta línea “hay que mantenerla en las próximas ofertas”.

En cuanto a la subida salarial de los empleados públicos, Carvajal ha asegurado que la propuesta “es insuficiente”, ya que contaría con un 1,5 por ciento asegurado y luego “dejaba una cantidad pendiente al Producto Interior Bruto (PIB)”, que es algo “que los funcionarios no pueden controlar ni influyen en ello”, esto sería una subida a lo largo de los próximos 4 años de un 6,5 por ciento, pero para Csif con menos de un 10 por ciento “no se va a conformar”.

Además desde el sindicato han dicho que esta equiparación salarial saldría adelante con 600 millones de euros, que se repartiría a lo largo de los próximos 3 años, con 200 millones de euros al año para todo el conjunto de España.

SUELDOS DESIGUALES

Carvajal ha lamentado que la estructura del funcionario contempla retribuciones fijas y luego los complementos específicos, las fijas son marcadas por el Boletín Oficial del Estado (BOE), ya que un funcionario de un nivel y de un grupo “cobra lo mismo en cualquier ”.

“El problema es los complementos, donde hay una horquilla importante”, ya que esto hace que el salario total de un empleado público de una Comunidad Autónoma como Cataluña o Euskadi supere “hasta un 20 por ciento” al de un empleado de otra región. Carvajal ha afirmado que en Castilla-La Mancha, como estas competencias no están transferidas, “es en la que menos se cobra de España”.

Según ha informado Csif, en Castilla-La Mancha, los empleados del sector de la , donde la región no tiene competencia de gestión de medios materiales y personales, la pérdida salarial es de entre 570 y 383 euros con respecto al País Vasco, “comunidad donde el complemento específico es mayor”.

Las diferencias en el personal de instituciones penitenciarias se elevan hasta el 30 por ciento, con una horquilla de entre 21.784 y 6.303 euros con respecto a Cataluña, única región que tiene las competencias transferidas.