Castilla-La Mancha cuenta con 86 viviendas tuteladas para personas con discapacidad, que disponen de 571 plazas, y cuya gestión se basa en un modelo centrado en la persona, la familia y su entorno.

Estos datos se han puesto de manifiesto en la reunión que ha mantenido la consejera de Bienestar Social, , con el presidente de la para Personas con Discapacidad Psíquica y Personas Mayores (ANDE), , en la que también ha participado el director general de Mayores y Personas con Discapacidad, .

La consejera ha resaltado la importancia de la Red de Viviendas Tuteladas de Castilla-La Mancha y ha explicado que se complementa, en ámbito residencial, con las residencias comunitarias y los centros para personas con discapacidad grave. Con ello, Sánchez ha destacado la política en materia de discapacidad del Gobierno regional y se ha referido a la reciente firma de un conjunto de protocolos de colaboración con las entidades más representativas de la discapacidad, a las que se concederá subvenciones por un valor total de 45,6 millones de euros en 2018.

En total, las subvenciones llegarán a 166 entidades que se encargan del mantenimiento de centros, servicios y programas de atención a la discapacidad; y se han incrementado un 20 por ciento en relación al inicio de la legislatura, pasando de 38,2 millones de euros en 2014 a los 45,6 millones de 2018.

Fundación ANDE

ANDE nació en 1975 como asociación privada sin ánimo de lucro, declarada de interés público, pasando luego a constituirse como Fundación.

En la actualidad, la Fundación ofrece atención y servicios a personas con discapacidad intelectual a través de sus programas de actividades, viajes y campamentos, y de sus centros (desde residencias a centros de día, ocupacionales, viviendas tuteladas y servicios laborales).

En Castilla-La Mancha, cuenta con cuatro viviendas tuteladas en las provincias de y de Guadalajara.