En concreto, la Comunidad Valenciana debe 204 millones de euros; 150 millones; Andalucía 119 millones; 101 millones; Castilla y 76 millones; 74 millones; Castilla-La Mancha 73 millones; 49 millones; Aragón 48 millones; 44 millones; 35 millones; País Vasco 34 millones; Extremadura 32 millones; 30 millones; 27 millones; 8 millones; 5 millones; y y dos millones.

Asimismo, el 93,3 por ciento de las facturas pendientes de cobro corresponden al ejercicio 2019 y el 6,7 por ciento restante al de 2018 y anteriores. Del mismo modo, el periodo medio de pago ha aumentado en 2019 en un 27,91 por ciento en relación con 2018, es decir, se ha pasado de 86 días a 110 días (24 días más), al igual que ha ocurrido en comparación con el tercer trimestre de 2019, al incrementarse en 9 días (un 8,9% más).

Por regiones, Cantabria y Murcia son las regiones con un plazo medio de pago superior a los 150 días (310 y 224, respectivamente). Entre los 120 y los 180 días se encuentran con 174 días; Castilla La Mancha, 154 días; Extremadura, con 128 días; y Aragón con 124 días.

Además, Madrid, Cataluña, Baleares, Castilla León, Asturias, Andalucía, Canarias, Galicia y La Rioja se sitúan entre los 60 y los 120 días. El periodo medio de pago del resto de los Gobiernos regionales (País Vasco, Navarra y Ceuta y Melilla) están por debajo de los 60 días.