Desde Podemos rechazamos el nuevo trasvase del Tajo a Levante aprobado por el Gobierno del PSOE de . Es un nuevo ataque al río Tajo, al y a los intereses y el futuro de nuestra gente. Recordemos que este verano de nuevo ha habido pueblos ribereños del Tajo que han tenido que abastecerse con camiones cisterna, mientras se siguen aprobando trasvases. Esto es inaceptable. Vemos de nuevo que aunque ha habido un cambio de gobierno, no ha habido cambios en las políticas de gestión del agua. Son las mismas políticas y los mismos trasvases que con el .

Quiero también poner de manifiesto la incoherencia de García-Page, que ha dicho, en referencia a Pedro Sánchez, que “si se es ecologista para subir el diésel, se tiene que ser también para reconocer que el trasvase es un atropello al río Tajo, que viene casi como una cloaca”. A mí me gustaría decirle a García-Page, que si se es ecologista para rechazar el trasvase, se tiene que ser también para rechazar las macrogranjas, que generan una demanda inasumible de agua, que están convirtiendo Castilla-La Mancha en un estercolero y que el Gobierno regional subvenciona con dinero público. Ni el Tajo debe ser una cloaca, ni Castilla-La Mancha un estercolero. Por tanto, trasvases ni a Levante, ni a las macrogranjas.

Incoherencia también del Consejero de , Medio Ambiente y Desarrollo Rural, , que la semana pasada advertía también sobre los efectos devastadores del cambio climático en Castilla-La Mancha: suben las temperaturas, bajan las precipitaciones, se disparan las alergias y se agudiza el problema de la sequía y los incendios. Lo que no dice Martínez Arroyo, aunque lo sabe perfectamente, es que la ganadería industrial de las macrogranjas es una de las principales fuentes emisoras de gases de efecto invernadero y, por tanto, lo que están haciendo al subvencionar las macrogranjas es contribuir al cambio climático y sus efectos. Son como bomberos pirómanos, que alertan sobre fuegos que ellos mismos provocan.

En definitiva, un Gobierno que promueve las macrogranjas, ni es ecologista, ni es coherente, ni es responsable con los intereses y el futuro de nuestra gente.