El Diario Oficial de Castilla-La Mancha publica, este viernes, el Decreto por el que se crea el Comité de Ética de los Servicios Sociales y de Atención a la Dependencia de Castilla-La Mancha, que nace con el objetivo de analizar y asesorar en los conflictos éticos que se producen en la intervención profesional por las relaciones que se establecen entre profesionales y personas atendidas en el Sistema Público de Servicios Sociales y Dependencia. Dicho decreto entrará en vigor en un mes

El Gobierno regional, en nota de prensa, ha recordado que el Comité de Ética de los Servicios Sociales y de Atención a la Dependencia se configura como un órgano independiente dirigido al asesoramiento de profesionales, usuarios y organizaciones de los Servicios Sociales y Atención a la Dependencia, que además va a suponer un impulso de conocimiento para conseguir mejores prácticas y mayor bienestar para toda la ciudadanía de la región.

Se trata de una novedad en Castilla-La Mancha, que viene a dar respuesta a un compromiso de legislatura, para crear una organización externa formada por profesionales de reconocido prestigio que puedan orientar y atender las buenas prácticas de la atención social en la Comunidad Autónoma.

El Comité de Ética de los Servicios Sociales y de Atención a la Dependencia de Castilla-La Mancha será, por tanto, un órgano de deliberación, de carácter interdisciplinar y funcionalmente independiente que integra diferentes perspectivas, creencias e ideologías, analiza, asesora y ayuda a la toma de decisiones ante los conflictos éticos que se plantean en el ámbito de los Servicios Sociales y de la atención a las personas en situación de dependencia, velando por la garantía de su dignidad y el respeto a su autonomía e intimidad.

Con la creación de este órgano, se pretende dotar a los Servicios Sociales y a la Dependencia de un recurso que facilite el debate, la reflexión, el estudio y la sensibilización ante problemas éticos derivados de la intervención social, con el fin de generar conocimiento y modos de actuación que repercutan en la calidad asistencial y en el bienestar de las personas usuarias de los mismos y de los Centros y servicios de atención a las personas en situación de dependencia.

El Comité estará a disposición de las personas usuarias de los Servicios Sociales y de los profesionales que participan en la intervención social, ya sea a través de instituciones, asociaciones u otras entidades, como en las residencias y centros de día de mayores, de personas con discapacidad, en los servicios y recursos destinados menores, o la ayuda a domicilio, entre otros.